Entrenó en Cuba el retador de Tito

Según el último conteo, luego de la sorpresiva coronación de Andy Ruiz, Jr. como campeón de los pesados, México cuenta ahora con nueve campeones mundiales, y existe la esperanza de que Elwin ‘Pulga’ Soto se una a este grupo el viernes 21 de este mes cuando, en Indio, California, el peleador de 22 años de edad rete al boricua Angel ‘Tito’ Acosta por el cetro minimosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Y a pesar de que no es muy conocido fuera de su país, a Soto, a pesar de su reducido historial como profesional, con marca de14-1 y 10 nocauts, se le considera un prospecto de primer orden y una de las máximas promesas de la poderosa empresa promotora mexicana Zanfer Box, de Tijuana.

“Como todos, queremos ganar”, dijo recientemente su manejador y coentrenador, Pedro Morán. “Pero creo que tenemos la capacidad y las ganas para lograr la hazaña”.

Para Tito (20-1 y 20 nocauts), de 28 años, será su cuarta defensa del cetro de las 108 libras, y la tercera frente a un mexicano desde que ganó la corona vacante en diciembre de 2017 al noquear en el décimo episodio al también mexicano Juan Alejo.

Pulga Soto tuvo una destacada carrera en el aficionismo.

Y también será su segunda defensa frente a un peleador de Zanfer, compañía del promotor Fernando Beltrán que cuenta con campeones como Gallo Estrada, Jaime Munguía y Miguel ‘Alacrán’ Berchelt y se proclama como la mejor promotora de Latinoamérica: en su segunda defensa en octubre de 2018, el boricua noqueó en el segundo asalto a Abraham ‘Choko’ Rodríguez, quien entonces tenía marca de 23-1 y 11.

“Choko tenía un entrenador de muy poca experiencia para esa pelea”, dijo Morán, “pero yo soy un entrenador muy experimentado que ya tengo 46 años de edad”.

Entre otras cosas, Morán, quien tiene unn gimnasio en Tijuana, estuvo en la esquina de Emanuel Navarrete cuando este ganó el cetro supergallo de la OMB ante Isaac Dogboe en diciembre y entrena a Rafael ‘Big Bang’ Rivera, quien en febrero perdió por decisión ante Leo Santa Cruz al disputar el cetro pluma de la AMB; y a Ricardo Espinoza, noqueado en el duodécimo asalto por el filipino John Riel Casimero el 20 de abril en pelear por el cetro gallo interino de la OMB.

Con Soto, explicó, él hace más bien la función de manejador.

“Elwin es de San Felipe (en Mexicali), que queda como a cinco horas de aquí”, dijo Morán, quien vive en Tijuana, “y se pasa entrenando con Agustín Pacheco hasta que yo me uno al final”.

“Pero lo tenemos desde amateur”.

Y, al igual que Tito, Soto tuvo una destacada carrera en el aficionismo, donde hizo 125 peleas y representó a México en múltiples competencias internacionales.

“El completó el ciclo completo hasta las Olimpiadas de Río en 2016”, dijo. “De hecho, estuvo en los primeros dos Preolímpicos tratando de cualificar hasta que lo cambiaron y para el tercera pusieron a Joselito (Velázquez, quien fue quien ganó la clasificación en las 108 libras)”.

En una de sus muchas competencias internacionales, de paso, Soto estuvo en Cuba, donde, precisamente, estuvo preparándose ahora con sus entrenadores para su pelea con Acosta, de forma parecida a como el boricua Manny Rodríguez estuvo entrenando en La Habana para su fallida pelea unificatoria del peso gallo con Naoya Inoue.

“El es el típico peleador mexicano, que va a buscar a su rival y se faja”, dijo Morán, “pero también es rapidísimo, boxea, se mueve… y pega muy duro al cuerpo”.

De Acosta, Morán también tiene muy buena opinión.

“Tiene una pegada fulminante”, dijo, “y es muy determinado: no se desespera y sigue tratando en todo momento”.

“Lo único que no tiene es velocidad, de manos ni de piernas”, dijo.

Soto sufrió su única derrota en su cuarta pelea como profesional, cuando cayó por decisión en cuatro asaltos en una pelea ante Danny Andujo celebrada en Palm Springs, California, en febrero de 2017.

“Hicimos una pelea en sobrepeso (116 libras) y ahí vino la derrota”, dijo Morán.

Pero entre sus victorias cuenta con una por decisión en ocho episodios en julio del año pasado ante Mario ‘Dragoncito’ Rodríguez, un excampeٕón peso mínimo de la OMB, y otra por nocaut en seis asaltos en diciembre ante Erick Hernández González, quien a la sazón tenía marca de 12-0-2 y seis nocauts.

Pero incluso volvió a pelear en una fecha tan reciente como el 4 de mayo cuando noqueó en cuatro asaltos a Joel Castro en San Felipe.

“Lo que pasó es que la pelea con Acosta no se acababa de concretar y Pacheco y yo montamos una cartelera en San Felipe”, explicó Morán.

“Luego, al cuadrarse la pelea de título con Acosta, explicamos que ya teníamos el compromiso de pelear”.

Luego de regresar de Cuba, Soto pasó unos días en San Felipe, de donde viajó el viernes a Tijuana, desde donde partirá próximamente a Indio, California, escenario de su pelea con el boricua.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*