Viene un verano difícil para Portland

Para los Trail Blazers, cualquier éxito que llegara luego de la sorpresiva victoria de primera ronda contra el Thunder en los playoffs de la NBA, era la cherry en el tope del mantecado.

Portland entró a ambas su primera serie contra OKC y la segunda contra Denver, abajo grandemente en las apuestas. La lesión del valioso centro Jusuf Nurkic semanas antes del comienzo de la postemporada suponía ser el último clavo en el ataúd.

Sin embargo, buena química y mejor coaching los cargó hasta las finales de conferencia, y en el proceso, disfrutaron de una inesperada y memorable postemporada que incluyó un juego de cuatro tiempos extras, una victoria en el juego siete en la carretera, y por supuesto, un icónico tiro de Damian Lillard, cuyo visual será revivido todos los años al comienzo de los playoffs.   

Zach Collins es una de las jóvenes y prometedoras figuras.

La franquicia se despide por tercer año consecutivo vía barrida, pero en esta ocasión se puede ir con la cabeza en alto. No hay vergüenza en perder contra la dinastía Warriors, con Curry promediando 37 puntos por juego, rompiendo la marca de Michael Jordan de más puntos promediados en una serie contra los Blazers.

El capitán y corazón de Portland perdió con los guantes puestos. Lillard aportó 28 puntos y su mayor marca en asistencias de postemporada con 12, en la derrota del cuarto y último partido, a pesar de una seria lesión en las costillas. La serie, a pesar de acabarse cuatro a cero, fue mucho más cerrada de lo que pareciera. Los últimos dos partidos fueron al intermedio viendo a los Blazers con ventaja de más de 10 puntos.

Ahora viene un verano difícil con mucho que considerar.

El éxito de esta temporada validó la estrategia de seguir reconstruyendo alrededor de Lillard y C.J. McCollum, a pesar de la opinión de muchos analistas en la pasada temporada que recomendaron cambiar a uno de los pilares para balancear mejor la escuadra o cambiar a ambos y comenzar desde cero.

Su situación salarial es compleja, sin espacio alguno para ir tras los pejes gordos, y con cuatro agentes libres sin restricciones: Enes Kanter, Al-Farouq Aminu, Seth Curry y Rodney Hood,  que podrían solicitar más de lo que Portland está dispuesto a ofrecer luego de ser cruciales en el éxito de los Blazers esta postemporada.

Adicional a esto, Lillard también es elegible para un nuevo contrato con un costo máximo de $191 millones por cinco años. Es muy probable que el equipo haga la inversión sin mucho debate en la gerencia, ya que Damian no solo es el cimiento de la escuadra, sino que se ha convertido en tal vez en el jugador más querido en la historia de la franquicia por la fanaticada y la comunidad.

La lesión de Nurkic lo hará perder gran parte de la próxima temporada, aunque eso puede significar más minutos para Zach Collins, el centro de 21 años y siete pies de estatura que demostró en los playoffs tener el potencial de ser pieza clave en el futuro.

La posible salida de Kevin Durant este verano en la agencia libre a un equipo de la Conferencia del Este le daba al resto de los equipos en el Oeste lo que ahora resultaron ser falsas esperanzas de competir en la próxima temporada. Los Warriors están invictos desde la salida de KD por una lesión en la pantorrilla. De regresar la escuadra exactamente igual sin Durant, se posicionan nuevamente como los favoritos en la conferencia sin tener necesariamente un contendor cercano.

Luego de los campeones, los Trail Blazers, tras la positiva postemporada, tendrían tan buen argumento como cualquier otro equipo de ser uno de los favoritos en la conferencia de encontrarse saludables, lo cual hace muy probable que veamos una escuadra prácticamente igual, bien combativa y entretenida pero con poco potencial campeonil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*