Fuera por el resto de la serie

El estelar alero de los Warriors de Golden State, Kevin Durant, perderá el resto de la serie contra los Rockets de Houston luego de una leve esguince en su pantorrilla derecha que le costará mínimo una semana de acción, según se dio a conocer el jueves.

La lesión ocurrió restando 2:05 del tercer periodo en el quinto juego de la serie de playoffs, el que los Warriors ganaron 104-99 a pesar de la ausencia de Durant para tomar control de la serie 3-2.

“Obviamente estamos decepcionados. Estamos contentos por la victoria, pero preocupados por Kevin. El ha jugado muy bien en esta carrera de postemporada. Estoy orgulloso de nuestros muchachos por sacar este juego”, expresó Steve Kerr, dirigente de los Warriors.

A pesar de la situación, el anuncio de la lesión en la pantorrilla fue uno positivo para la fanaticada de los campeones, que aguantaba la respiración cuando se especuló lo peor en un principio, un desgarre del Tendón de Aquiles, lo que significaría el no solo perder lo que queda de temporada, sino la próxima, y que posiblemente le afectaría el resto de su carrera.   

“La lesión del área de la pantorrilla y el músculo llamado soleo es cuando se estira o hasta se desgarra provocando dolor, hinchazón y hasta formación de hematoma dependiendo de la severidad. El tratamiento es descanso, elevación, frío, masajes, estiramiento, fortalecimiento y antiinflamatorios. Puede estar fuera desde día a día hasta 2-3 semanas. Incluso podría ser más dependiendo de la severidad. Durant será reevaluado en una semana cuando se determinará si puede regresar a juego”, dijo el doctor José Miró a The Gondol.

La excesiva carga de tareas podría ser una de las razones por la cual KD tuvo la lesión, ya que promedia 45 minutos por juegos con una de las tasas de uso más altas de la postemporada, trayendo el recuerdo de la lesión de Chris Paul en la pasada temporada por razones similares.

Así las cosas, los Warriors se preparan para la vida sin el dos veces Jugador Más Valioso de las finales.

En teoría, los Warriors son el único equipo que podría sobrevivir una lesión de esa magnitud, más que nada retornando al estilo de juego pre KD, con más movimiento de balón, con una ofensiva más armoniosa que dependa menos del uno contra uno y aumentando la utilidad del dos veces MVP Steph Curry.

El cuarto periodo fue un posible avance de lo que se puede esperar de ahora en adelante, con Golden State anotando 32 puntos y tirando 50 porciento de campo. Curry tomó la batuta anotando 12 de sus 24 en ese tiempo.

De igual manera, los Rockets desperdiciaron una excelente oportunidad de tomar la delantera en la serie.

James Harden recreó su acto de Houdini que ya hemos visto en el pasado a pesar de culminar el juego con 31 puntos y excelente porciento de campo. Harden regresó a cancha, luego de un breve descanso, en el cuarto periodo, restando siete minutos y su escuadra abajo de uno. Desde ese momento hasta la chicharra final, solo intentó un tiro al canasto.

Su desaparición fue particularmente frustrante en los minutos finales, luego de que Draymond Green, uno de los mejores defensores del pick and roll, saliera al cometer su sexta falta personal. También se resalta que en los últimos dos minutos de juego, en cuatro posiciones al hilo, los Warriors doblaron la defensa en Harden para obligarlo a salir de la bola, pero el barbudo nunca hizo el esfuerzo necesario para regresar al balón a pesar de que los Warriors volvían a la cobertura sencilla.

Chris Paul, por su parte, sigue teniendo una pesadilla de serie, aportando solo 11 puntos, fallando sus seis intentos de tres puntos y culminando solo de 14-3 de campo.

La lógica podría dictar que los Rockets deberían ser ampliamente favoritos tras la salida de Durant, pero la grandeza demostrada por los campeones en los pasados cuatro años, sumado al acostumbrado espanto de Harden, hace que que las apuestas se mantengan cercanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*