En polos opuestos Raptors y Warriors

A pesar de la homogeneidad que ha invadido a la NBA con la llegada de las estadísticas de avanzada, aún se encuentran interesantes contrastes en estilos que convierten algunas series en un juego de ajedrez.

Ese va a ser el caso en las finales, donde las desemejanzas van desde los estilos de juego hasta las historias de las franquicias.

En esta era de los Warriors, la franquicia ya va a pasar a la historia como uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Cada logro de ahora en adelante solo sirve como ficha de argumento a favor de ellos contra los Bulls de los 90’ o los Celtics de los 60’.

Los Raptors entran a sus primeras finales en la historia de la franquicia, con una desmoralizante trayectoria de corazones rotos y sueños tronchados en la postemporada, la gran mayoría de la autoría de LeBron. 

Ambos equipos poseen un posible sentimiento de finalidad por la posible salida de Kevin Durant y Kawhi Leonard, respectivamente, este verano en la agencia libre.

En la cancha, y a pesar de jugar los pasados cinco partidos y medio sin Durant, los Warriors entran a las finales con la mejor ofensiva de la postemporada y octavos en defensa. Esa defensa tiende a aumentar en intensidad, y por ende efectividad, en los cuartos periodos, donde los Warriors han abusado de la competencia. También estadísticamente tanto Houston como Portland representan un mucho mayor reto de defender por su potencial ofensivo —en especial por el tiro a distancia— que los Raptors.

Steph Curry seguramente será un dolor de cabeza para la defensa de los Raptors.

Toronto es el polo opuesto: primero en defensa y octavo en ofensiva en lo que va de playoffs. La habilidad de mutar defensivamente lo convierte en el equipo más completo que han enfrentado los Warriors en sus cinco finales al hilo. No necesariamente el mejor (la presencia de LeBron lo cambia todo), pero sí el más complejo.

Los Raptors pueden jugar grande gracias a la presencia de Marc Gasol, Serge Ibaka y Pascal Siakam. También pueden jugar pequeños gracias a la habilidad de Kawhi de jugar varias posiciones en ambos lados de la cancha.

Leonard está teniendo una postemporada de ensueño, dominando en ambos lados de la cancha, recordando a todos que es de los mejores jugadores en la liga, con unos playoffs que incluyen uno de los tiros más memorables de todos los tiempos, el bombazo de la esquina para eliminar a los Sixers en el séptimo juego de la serie. 

A Kawhi le esperan unas difíciles finales a pesar de la ventaja local con la que cuentan los canadienses.

Varios analistas han resaltado la posibilidad de poner a Leonard a defender a Steph Curry, quien ha desempolvado la capa de superman desde la lesión de KD.

Los Raptors no perdieron un juego en las finales de conferencia contra los Bucks desde el momento que decidieron poner la garra de Kawhi en Giannis Antetokounmpo.

Sin embargo, hay una vasta diferencia entre defender a Giannis y a Curry. La carencia de un tiro a distancia en el juego del griego le da la oportunidad al jugador defensivo de tomar pequeños descansos en ese lado de la cancha.

Eso es un claro contraste con la paranoia de defender a Curry, el mejor tirador de todos los tiempos, que crea fatiga tanto física como mental. Es demasiado pedir de Kawhi que cargue con la ofensiva mientras defiende a Steph.

Los Warriors entran a sus primeras finales comenzando en la carretera, lo cual podría ser crucial, adicional a la ausencia de ambos Durant y DeMarcus Cousins, este último fuera desde la primera ronda con problemas en el muslo.

Los Warriors no son mejores sin Kevin Durant a pesar del insípido debate que se ha dado en las redes sociales, pero vale la pena resaltar que se encuentran con récord de 31 victorias y una derrota en los últimos 32 partidos sin el estelar alero, incluyendo marca de 6-0 en esta postemporada.

Los campeones juegan un estilo diferente sin Durant.

Aunque la cantidad de asistencias no necesariamente lo refleja, los Warriors dependen más del movimiento de balón cuando no cuentan con los 34 puntos por juego que promediaba KD antes de la lesión.

El estilo, aunque extremadamente conveniente contra algunas defensas, se puede tornar un tanto ineficiente contra los Raptors, que cuentan con uno de los equipos más largos de la liga, con la infinidad de manos y brazos que presentan Kawhi, Danny Green, Norman Powell, Siakam, Ibaka y Gasol, teniéndolos en el tope de la liga no solo en robos de balón y tapones por juego sino en deflexiones, que ayuda a retrasar la ofensiva aunque no terminen con la posesión.

Es muy probable que el plan de Toronto sea tratar de cansar a Curry con preseo a cancha completa por parte de Kyle Lowry, a la vez que le aumentan los minutos a Fred VanVleet, quien fue crucial contra los Bucks viniendo del banco, para mantener la presión cada segundo en cancha.

No hay jugador en la liga que obligue más a la defensa a hacer ajustes que Curry, y es muy probable que su grandeza en el pick and roll obligue a ambos Gasol e Ibaka a tomar asiento más de lo esperado.

Toronto ha sido efectivo con un cuadro pequeño con Siakam de centro, aunque el tamaño de la muestra ha sido muy pequeño para llegar a conclusiones absolutas.

Defensivamente, se espera que la tarea difícil de defender a Kawhi recaiga en Klay Thompson y Andre Iguodala. Este último perdió dos partidos de la serie contra Portland por problemas en la pantorrilla, y lo necesitan en condición óptima para contener al mudo.

Los Raptors harán todo lo posible por hacer del juego uno lento y físico en vías de mantener el marcador en los 90.

La ausencia de Durant transforma a los Warriors de invencibles a vulnerables. El dirigente Steve Kerr informó que KD ya está participando en sesiones de tiro, pero aún no ha podido participar de una práctica, y ya se escuchan murmullos que es posible hayamos visto el último partido del dos veces MVP de las finales en el uniforme de Golden State.

Cousins, por su parte, se rumora podría regresar en algún punto de la serie, aunque toda estadística, tanto de avanzada como tradicional, demuestra que los campeones son mucho mejor sin él en cancha. Sin embargo, si aceptara un rol del banco en los minutos sin Curry ni Draymond, como segunda voz ofensiva de Klay en ese tiempo, puede tener un impacto positivo.

La combinación de lesiones, la desventaja local, la profundidad y versatilidad de la escuadra de los Raptors puede que presente el mayor reto para los Warriors desde que Durant corrió a los brazos de Curry, pero la veteranía y temple de los campeones y la grandeza del dos veces MVP aún le dan un pequeño margen de ventaja a los campeones.

De no ocurrir más lesiones, los Warriors ganarán su tercer campeonato al hilo y el cuarto en cinco años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*