A ley de un out para la victoria

El sábado 18 de mayo de 2019 será una fecha que José Berríos no olvidará jamas. Para su desgracia. Su equipo lo respaldó con 15 carreras en las primeras cinco entradas, y el tirador derecho no fue capaz de aguantar la ofensiva de los Marineros y permanecer en el montículo al menos cinco entradas. Cuando el boricua se subió al montículo en la parte baja del quinto acto en el partido celebrado en Seattle, el marcador leía 18-4 a favor de los Mellizos. Así que Berríos, casi en cruise control, se encaminaba a obtener su séptima victoria de la temporada, pero los Marineros le pegaron seis hits y le marcaron cuatro carreras en la quinta, y el piloto Rocco Baldelli se vio en la obligación de removerlo a ley de un out para resultar elegible para la victoria. Minnesota finalmente se impuso 99-9 y Berríos vio su promedio de efectividad subir a 3.39.

Es en serio lo de Vázquez

Boston fue derrotado el sábado por los Astros por segunda noche consecutiva, pero Christian Vázquez continuó con su producción ofensiva al conectar un jonrón solitario—su sexto de la temporada—en la cuarta vuelta del juego que Houston dominó 7-3. En realidad se trató de un jonrón chino de 285 pies por el Pesky Pole, pero esos también valen. Para que usted tenga una idea, el colorao disparó solamente tres cuadrangulares en la pasada temporada, con un promedio de .207. Actualmente batea .309.

Correa con 28 impulsadas

Una de las siete carreras de los Astros llegó al plato remolcada por un bombo de sacrificio de Carlos Correa, quien se fue de 3-1 y a la defensiva realizó otra de las joyas que ha venido haciendo durante todo el torneo. Promedia .296.

Strasburg detiene a Javy Báez

La cadena de 15 juegos pegando de hit del torpedero de los Cachorros llegó a su fin el sábado al irse en blanco en tres turnos, en el revés 5-2 ante los Nacionales de Washington y el derecho Stephen Strasburg, quien sólo permitió cuatro imparables en ocho entradas. Báez bajó su promedio a .324.

Sigue intratable Emilio Pagán

El relevista de Tampa Bay entró al partido del sábado contra los Yankees con el juego empate a 1 en la octava entrada, e hizo lo que fue llamado a hacer. Y hasta más. Tiró dos entradas en cero, con un hit permitido, propiciando que los Rays pudieran marcar la carrera del triunfo posteriormente y derrotar 2-1 a los niuyorquinos, quienes les están respirando en la nuca en la lucha por el primer lugar de la División Este de la Liga Americana. Lo más impresionante de su actuación fue que abanicó a cinco de los siete bateadores que enfrentó, reduciendo su promedio de efectividad a un microscópico 0.61.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*