Vladimir Guerrero, Jr. se robó toda la atención de los medios cuando fue finalmente ascendido por los Azulejos de Toronto hace poco más de una semana.

Un buen cubano diría: “deja que vean al mío”.

“El mío” es Yordan Alvarez, un jardinero e inicialista natural de Las Tunas que está desbaratando la Triple A.

Su único problema puede ser, de acuerdo con el escucha puertorriqueño de los Astros de Houston —organización a la que pertenece el jugador de 21 años—, Joey Solá, que los campeones de la Serie Mundial del 2017 están armados hasta los dientes y puede que no haya un espacio para él actualmente en el roster del equipo.

“Son increíbles los números que está poniendo. Parecen de mentira”, dijo Solá sobre Alvarez, quien tira a la derecha y batea — de verdad batea— a la zurda.

Luego de los partidos del domingo con el equipo Round Rock de la Liga de la Costa de Pacífico, Alvarez promediaba .402, con 46 carreras impulsadas y 15 cuadrangulares en 33 partidos.

“Este año se ha vuelto loco dado palos. Siempre fue un gran bateador, y todo el tiempo se esperaba que bateara. Pero esos números son impresionantes”.

Una firma internacional de los Dodgers de Los Angeles en el 2016, Alvarez pasó en cambio a los Astros ese mismo año. El año pasado dividió la temporada entre las clasificaciones Doble A y Triple A, y en combinación disparó 20 bambinazos.

Lo de este año, sin embargo, es otra cosa.

“Ha acortado los ponches y está seleccionando mejor los pitcheos”, dijo Solá sobre algunos de los ajustes que ha logrado hacer el muchachón de 6-5 y 225 libras, “pero es madurez más que otra cosa. Un año hace una diferencia enorme, y la habilidad siempre la ha tenido”.

Con Houston liderando cómodamente la División Oeste de la Liga Americana a base de una combinación que no falla de pitcheo y bateo, luce poco probable que Alvarez pueda ser reclamado en las próximas semanas, a menos que surja una lesión o un slump inesperado.

Mientras Alvarez disparaba su decimoquinto jonrón el domingo en Triple A, Houston desmantelaba el pitcheo de Texas con un ataque de 18 hits, incluyendo jornadas de dos jonrones para cada uno de sus estrellas George Springer y Alex Bregman, y una de tres imparables de otra de sus jóvenes figuras estelares, el boricua Carlos Correa.

Los Astros marchan primeros en bateo colectivo en las Grandes Ligas con un sobresaliente .281, con 75 jonrones (segundos) y 271 carreras anotadas (terceros), así que no existe una urgencia real para agregar a la alineación a ningún bateador, aunque este se parezca a Fred McGriff.

“El peor enemigo que tiene (para ser ascendido) es la manera en que esta jugando el equipo”, apuntó Solá, responsable de la firma de Correa y Kike Hernández.

“Cuando se expandan los rosters, ahí hay una posibilidad real. O a menos que suceda algo grande”.

Como podía esperarse, el buscador de talento destacó las habilidades ofensivas del cubano, catalogándolo simplemente como “adecuado” con el guante.

“Va a ser primera base”, pronosticó Solá sobre Alvarez, a quien comparó con McGriff, el extoletero que disparó 493 cuadrangulares en una extraordinaria carrera de 19 temporadas en las Mayores.

“No sé si la comparación es injusta, pero tiene una buena combinación de fuerza y promedio, como McGriff. Es ese tipo de bateador”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*