¿Y por qué no Utah?

En ocasiones se torna relativamente fácil olvidar a muchos equipos de la NBA.

Entre los mil titulares al año que generan LeBron— y más ahora que está en Hollywood—, la colección de estrellas en Golden State; las teorías de conspiración de Kyrie; los desastres administrativos de los Knicks; los triple-dobles de Westbrook, la barba de Harden y muchos otros, es sencillo que algunos equipos pasen por debajo de la mesa.

Sin embargo, y sin mucha fanfarria, los Jazz han sido de los mejores equipos en la segunda mitad de la temporada, remontando de encontrarse prácticamente fuera de la postemporada, a colocarse a dos juegos de la tercera posición en el Oeste. Y como ha sido por ya varios años, la defensa es la punta de la lanza.

El jugador Defensa del Año de la pasada temporada, y uno de los más subestimados en la liga, Rudy Gobert, es el ancla que tiene a los Jazz segundos en la liga en calificación defensiva neta, y nuevamente se encuentra entre los candidatos favoritos para revalidar con el premio.

Por tercera temporada consecutiva los Jazz tuvieron un lento arranque por una combinación de lesiones y un calendario más difícil de lo normal.

A eso se le añadió un cambio de regla en la eterna búsqueda de la liga de más ofensiva, que se bautizó como la libertad de movimiento, la cual afectaba directamente a Utah. A los Jazz les tomó tiempo en adaptarse, y más al comienzo cuando los árbitros andaban más pendiente a esta.

“La libertad de movimiento les afectó más a unos equipos que a otros. Por ejemplo muchos dirigentes con los que he hablado mencionan a Utah como el equipo más incómodo para jugar en contra porque son agresivos en la defensa. Son duros en las cortinas y siempre te dan tu golpe cuando les pasas por el lado. A ellos esta regla les afectó más que a equipos que ganan con ofensiva”, expresó Chris Vernon, animador y analista de The Ringer NBA Show y The Chris Vernon Show.

En el 2019, los Jazz son el equipo con el cuarto mejor récord en la liga después de los mejores tres equipos de la temporada regular —los Bucks, Warriors y Raptors—, ganando 18 de los últimos 26 partidos.

A su acostumbrada excelente defensa se añadió un aumento en intentos y efectividad de tiros de tres, y más tras el cambio por el francotirador Kyle Korver.

El espacio creado por la gravedad de los tiradores ha abierto la pintura como nunca antes, permitiendo a Gobert dominar también en el lado ofensivo con uno de los mejores por cientos en la liga en el pick and roll.

La apertura en la pintura hizo que Rudy rompiera el récord de más donqueos en una temporada, pasándole a Shaq y Dwight Howard en una estadística que se mide desde el 2000.

En esta era de dominio de los Warriors, es fácil ser cínico ante unos playoffs cuyos resultados parecerían inminentes, pero el baloncesto se gana en la cancha, y estamos a una doblada de tobillo de Curry para que se le abra la puerta a nuevos contendores. Utah ganó una inesperada serie de primera ronda la pasada postemporada y tiene la defensa, el coaching, uno de los públicos más agresivos y armonía en el camerino ¿Por qué no ellos?

Total
18
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*