Joe Jiménez aporta dos ponchetes

Es cierto que el béisbol esperaba que la edición de este año de los Yankees de Nueva York estableciera algunas marcas con sus bates. Pero lo que nadie anticipaba era que la primera de estas fuera por no saber qué hacer con ellos. Los niuyorquinos cayeron (2-1) ante los Tigres de Detroit el miércoles por segundo día corrido, en un partido en el que establecieron una marca para el equipo con 18 ponchetes recibidos en un juego a nueve entradas. El abridor de los Tigres, el zurdo Matthew Boyd, se apuntó 13, y el boricua Joe Jiménez se matriculó con dos en una entrada de trabajo en la que regaló una base y no permitió hits ni carreras.

El hit 500 de Carlos Correa

Aunque los Astros terminaron perdiendo el partido con marcador de 4-0, el juego del miércoles contra los Vigilantes al menos tuvo un significado diferente para los puertorriqueños Carlos Correa y Josué Espada. El doblete que conectó el estelar torpedero en la cuarta entrada fue el imparable número 500 de su carrera, mientras que Espada, el coach del banco que ha sido mencionado — y considerado—en los pasados años como un candidato viable para convertirse en dirigente de Grandes Ligas en un futuro cercano, al menos se dio una gozadita al quedarse a cargo del equipo en la segunda entrada luego de la expulsión del piloto AJ Hinch por protestar un conteo de bolas y strikes. En la rebambaramba otro boricua, el coach de bateo Alex Cintrón, también resultó expulsado por el umpire principal.

Bumgarner no es el único parguito

No. También Derek Holland, quien , al igual que Madison, es zurdo, y Kike Hernández es un criminal contra los zurdos. El miércoles, Holland abrió por los Gigantes en el tercer choque de la serie contra los Dodgers sabiendo que, en su carrera, Kike le había pegado un jonrón, dos dobles y un sencillo en siete turnos. Y no pudo hacerlo mucho mejor en esta ocasión: el boricua lo saludó con un vuelacercas en la primera entrada y luego le pegó un doble contra la verja del jardín izquierdo en el quinto capítulo. Encendido como está (promedia .435), parece que en estos días Hernández puede batearle una línea a cualquiera.

Tercer salvado para Sugar

Cuando parecía que tendría otra noche libre, Edwin Díaz tuvo que venir al rescate de los Mets con dos outs en el noveno inning, sacando al peligroso Curtis Granderson con un elevado al prado izquierdo. Nueva York, que le barrió la serie de tres juegos a los Marlins, ganaba 6-0 al entrar al noveno capítulo del juego del miércoles, y Díaz seguramente jugaba fantasy en su tableta cuando vino la virazón y Miami marcó cuatro carreras con el zurdo Granderson como su esperanza para empatar el partido. Esperanza inútil, cantaba Daniel Santos.

Mejora Eddie Rosario

El jardinero de los Mellizos le dio el triunfo a su equipo 7-6 sobre Kansas City el miércoles con un sencillo impulsador en la novena entrada. En sus dos últimos partidos promedia.333, para subir a .151 luego de haber comenzado la temporada de 11-0.

Total
8
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*