Los dioses están con Milwaukee

Desde el momento del anuncio de que Victor Oladipo, de los Pacers, iba a perder el resto de la temporada por lesión, prácticamente todo fanático sabía lo que venía, y lo esperaba con ansias.

Los mejores cuatro equipos en la Conferencia del Este: Bucks, Raptors, Sixers y Celtics dominaron la primera ronda de la postemporada al son de dos barridas y dos series en cinco. Los dos que barrieron, Bucks y Celtics, se fueron a siete juegos en la primera ronda del año pasado.

Que comience la intriga de ese combate.

Ambos equipos son sumamente diferentes a lo que eran durante los pasados playoffs. Durante la épica confrontación de primera ronda, los Celtics no contaron con su estrella Kyrie Irving por una operación de rodilla, ni con Gordon Hayward por la chocante fractura en la tibia, y este aún se encuentre en rehabilitación, en este punto más psicológica que física.

Los Bucks tenían a Thon Maker y Jabari Parker en el cuadro regular y promediando más de 25 minutos por juego. Ahora son reemplazados por Brook Lopez y Nikola Mirotic, quienes no solo tienen experiencia de postemporada, sino que sus habilidades son mucho más complementarias en relación con la estrella del equipo, el dios griego Giannis Antetokounmpo.

El llamado Greek Freak es la figura principal de los Bucks, y uno de los mejores de la liga.

Pero, por encima de todo, el mayor de los cambios vino en el banquillo de los Bucks, en el puesto de dirigente, donde el abrumado Joe Prunty recibió pasta y queso de Brad Stevens.

Mike Budenholzer es el favorito a ganar el premio a Dirigente del Año; guió a los Bucks al mejor récord en la liga, los tiene primeros en eficiencia en la Conferencia del Este en ambos lados de la cancha y ha destacado a Antetokounmpo para convertirlo en tal vez el mejor jugador de la liga y candidato a ambos Jugador Más Valioso y Jugador defensa del Año.

La contienda va a ser una interesante, con un contraste en estilos de juego que puede ser de gran importancia.

Los números de Giannis reflejan un curioso parecido a los de Shaquille O’Neal en la cúspide de su carrera, aunque sus estilos sean tan desemejantes.

La decisión de rodearlo de tiradores le ofrece apertura en la pintura, la que tiende a aprovechar, posteando los mejores porcentajes de campo con una alta tasa de uso que se han visto desde la época del legendario centro.

Ese estilo de juego tiene segundos a los Bucks en porcentajes de tiros en la pintura, un contraste con los Celtics, que están 27 con un estilo más orientado al perímetro. La carencia de ataques al canasto por Boston lo posiciona último en toda la liga en cantidad de intentos del tiro libre, un elemento vital en la postemporada.

En el pasado, los Celtics han optado por defender al Greek Freak uno contra uno con Al Horford, uno de los mejores y más inteligentes defensores en la liga. La estrategia no ha detenido a Giannis, pero sí le ha hecho el trabajo un poco más difícil.

Las lesiones también juegan un importante papel en la serie, ya que un jugador del cuadro regular de cada equipo está fuera, Malcolm Brogdon y Marcus Smart. Se especula que Brogdon pueda regresar en algún momento durante la serie. Si ese es el caso, y su productividad al menos se aproxima al nivel prelesión, los Bucks añaden un versátil y estable jugador en ambos lados de la cancha.

La serie debe ser una reñida, con dos excelentes dirigentes jugando ajedrez en el proceso de ajustes y reajustes.

Al final del día, la mayor disparidad se encuentra en la química de los equipos, con los Bucks teniendo una temporada de ensueño, basada en cada jugador reconociendo, aceptando y ejecutando su rol a perfección, y unos Celtics que, liderados por Kyrie, vivieron puro drama y tensión, mayormente entre Irving y las jóvenes estrellas del equipo, como Jayson Tatum y Jaylen Brown.

La ventaja debe ser suficiente para una victoria de los Bucks y su primera visita a las finales de conferencia desde el 2001.

La serie comienza el domingo en Milwaukee.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*