Cidra busca superar el mal arranque

Ganadores de nueve campeonatos, incluyendo el último en 2016, los Bravos de Cidra son una de las potencias más consistentes de la Doble A, y es lógico que los otros equipos tengan entre sus aspiraciones más importantes el ganarles a ellos.

“Cidra es uno de los baluartes”, dijo el legendario exreceptor de los Bravos, Efraín Nieves, hoy  apoderado del equipo con el cual jugó durante 17 campañas, fue coach en una y dirigente en otra, y estuvo vinculado a seis de esos campeonatos.

Pero Nieves sabe que la fanaticada se ha acostumbrado a ese historial de éxito, y tal vez empiece a preocuparse más de lo debido cuando su equipo no se mantiene a ese nivel.

“La verdad es que no tuvimos una buena arrancada”, admitió Nieves sobre los Bravos, que actualmente tienen marca de 5-6 y ocupan la cuarta posición en la Sección Central.

“Pero a veces los fanáticos critican a alguien por no correr o no batear y no saben lo que en realidad está ocurriendo”.

Igor González, piloto de los Bravos que ha tenido que lidiar con la presión de la fanaticada rival.

 

El punto más bajo en esta temporada ocurrió el domingo 24 de marzo en el parque Pedro Montañez de Cayey, cuando los Bravos perdieron ante los campeones dos juegos por el margen mínimo —3-2 y 4-3— para dejar su récord en 3-5.

Para disfrutar más de las victorias sobre sus archirivales seccionales, sin embargo, al sonidista del parque se le ocurrió amenizar una visita para sacar al lanzador del montículo por parte del dirigente de los Bravos, Juan ‘Igor’ González, poniéndole una canción de su exesposa, la cantante Olga Tañón.

“Lo peor no fue eso”, dijo Nieves. “Lo peor fue que después de que se acabó el juego dejaron la misma canción repitiéndose durante otros 45 minutos, y los fanáticos gritándole improperios a Igor, que es una gloria de este país”.

“Y todo por asuntos personales”.

Igor, el estelar jonronero y dos veces JMV de la Liga Americana, actualmente dirigente del equipo nacional, está en su primera temporada al mando de los Bravos.

El equipo radicó un informe ante la Federación, quejándose formalmente, pero ya el daño estaba hecho.

Por suerte, el equipo luego reaccionó con una victoria sobre Aibonito y una división de honores con Humacao, a pesar de que ha venido jugando sin los servicios de Adalberto Flores, uno de sus principales lanzadores.

“Llevamos tres semanas sin contar con él y es una baja importante porque, junto a Miguel Martínez, es uno de nuestros dos abridores regulares”, dijo Nieves. “En un juego Adalberto metió la mano para tratar de parar una roleta y la bola le voló la uña del dedo índice”.

“Aunque por suerte no hubo fractura, no ha podido lanzar y hemos tenido que depender de Miguel y de los muchachos más jóvenes”.

“Por suerte me dijeron que aunque no será para esta semana, Adalberto podría volver para la semana siguiente”.

“Pero hemos venido haciendo ajustes”, agregó. “Ha habido cambios en el lineup y en la forma de practicar, aunque alguna gente no sabe que aunque jugamos en nuestro parque (el Jesús María Freire) tenemos que practicar en otro, porque todavía no hay luces”.

“Y eso causa problemas porque uno no puede acostumbrarse a su parque”.

“Pero ya el equipo está jugando mejor y estoy seguro de que vamos a estar mejor en la segunda mitad de la temporada”, finalizó.

Los Bravos juegan este domingo sus dos partidos en Barranquitas a partir de las 10:30 a.m., abriendo el estelar zurdo Miguel Martínez (2-0 y 1.21) el primer juego, y el segundo… aquel al que el dirigente designe.

Total
15
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*