Y en un abrir y cerrar de ojos, luego de un año de preparación y sacrificio para posicionarse como uno de los mejores equipos en la liga, la temporada de los Portland Trail Blazers se descarriló.

En la noche del lunes, durante el segundo tiempo extra en un juego en su casa contra los Nets de Brooklyn, y con 32 puntos, 16 rebotes, cuatro tapones y dos robos de balón, el centro Jusuf Nurkic se posicionó para coger un rebote, solo para ver su pierna izquierda colapsar en una imagen no apta para los que son blanditos de estómago.

Una operación de la fíbula y tibia lo dejará fuera de acción al menos por el próximo año, muy probablemente trayendo consigo una salida en la primera ronda en la postemporada que se aproxima, luego de una excelente temporada regular.

“Esa lesión es bien parecida a la de Paul George. Fueron fracturas desplazadas en el tronco de la fíbula y tibia. En términos de tratamiento va a requerir cirugía para fijar ambos huesos”, expresó el fisiatra José Miró a The Gondol.

“Aquí lo importante es que no hubo daño a los nervios que pasan por esa área. Estamos hablando de que podría regresar en 10-12 meses. Siendo un hombre grande, no debería ser problema pues el metal fija el hueso. Su juego no es muy explosivo, así que podría hacer un retorno y ser productivo”, concluyó.

La lesión sufrida por el estelar pívot de los Blazers lo podría tener fuera de acción por el próximo año.

Nurkic no es uno de esos nombres sexies que acaparan los titulares, pero se ha convertido en la pieza clave en Portland y el complemento perfecto para el estelar Damian Lillard.

Al momento de la lesión, Nurkic promediaba la mejor marca de su carrera en puntos, rebotes, asistencias y porcentajes de campo, siendo pieza clave en tener a los Trail Blazers en la tercera posición en la Conferencia del Oeste, y asegurando su pase a la postemporada con más de 15 juegos por jugarse.

Los números apuntan que Jusuf es el segundo jugador más importante de la franquicia después Lillard.

Portland es de los mejores equipos en clasificación neta en la liga. Con Nurkic en cancha, su equipo es de los mejores en la liga, anotando más de 10 puntos que sus contrincantes. Con Nurk en la banca, son cinco puntos peores que la competencia.

Esa diferencia de 15 puntos es la segunda más grande en el equipo después de Lillard, inclusive por encima de CJ McCullom, quien es universalmente considerado como el segundo mejor jugador del equipo.

La combinación de Lillard y Nurkic está primera en la liga en pick and roll según Second Spectrum, lo cual valida el significado de su papel en la ofensiva.

Defensivamente también se ha convertido en uno de los mejores centros en proteger la pintura, una tarea esencial por las debilidades defensivas de los jugadores de perímetro en la escuadra.

Hasta el momento, Nurkic ha sido reemplazado por Enes Kanter, considerado por muchos el peor jugador defensivo en la liga, pero las opciones son escasas, con el juvenil Zach Collins y el insignificante Meyers Leonard siendo los siguientes en la fila.

El daño de esta lesión tiene repercusiones a corto y a largo plazo.

Ya los ocho de la Conferencia del Oeste están asegurados, y la disparidad en talento entre las conferencias hace que cualquier cambio en la rotación entre los equipos del oeste culmine en una pronta salida en la primera ronda.

Según las apuestas de Las Vegas, Portland sin Nurkic sería favorito solo en una serie contra los Clippers, y eso si mantienen la ventaja local, lo que significa que entrarían como underdogs contra los Warriors, Nuggets, Rockets, Jazz, Thunder y Spurs.

A largo plazo la cosa puede ser más complicada. A Nurkic le quedan dos años más de contrato, a un promedio de $12 millones por temporada, incluyendo uno de los que perderá por la lesión.

A McCullom también le quedan dos temporadas pero al son de casi $30 millones por año.

Portland no tendrá mucha flexibilidad salarial por el futuro cercano, y justificar los gastos para un equipo que se estaría despidiendo por segundo año consecutivo en la primera ronda puede tornarse engorroso.

Y entonces está Lillard, quien se ha convertido en dueño y señor de la franquicia. Damian es considerado por muchos como el mejor líder en la liga, con contrincantes, dirigentes y periodistas resaltando lo venerado que es por sus compañeros de equipo y en la comunidad.

A sus 28 años, Lillard cualifica para una extensión de contrato de supermax, que le pagaría más de $200 millones por los próximos cinco años, una buena inversión como jugador y persona, pero peligrosa a la hora de construir un equipo ganador, y más en el Oeste.

Es probable que el nombre de CJ suene en rumores de cambio en la búsqueda de más diversidad en la escuadra, y la posible salida de Kevin Durant a los Knicks como muchos periodistas dan por sentado, traería un poco de balance a la Conferencia.

Aún así, la lesión de Nurkic es un duro golpe para una franquicia que en ningún momento les ha huido a los retos de competir con los mejores, y si hay que esperar más de un año por su regreso, la franquicia se puede ver en serios problemas a la hora de tratar de mantener junta una escuadra sin el potencial real de competir por el campeonato.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*