Las Llaneras de Toa Baja tuvieron que resistir un valeroso empuje de las Polluelas de Aibonito, pero al final lograron imponerse este domingo en cuatro parciales  en su cancha para romper su racha de cinco derrotas y darle a Ramón ‘Monchito’ Hernández su primer triunfo al mando del equipo.

“El equipo supo reaccionar después que perdimos el tercer set y caímos abajo en el cuarto parcial”, dijo el veterano dirigente luego del partido que se desarrolló 25-22, 25-21, 17-25 y 25-21 en el coliseo Antonio R. Barceló de Toa Baja.

Aibonito, que ocupa el último lugar y cayó a 1-16, no contó con su principal figura ofensiva, Keila Rodríguez, quien había sufrido un desgarre muscular en el muslo derecho el sábado en la noche contra las Criollas de Caguas.

“El equipo demostró mucho carácter y muchas ganas de ganar, y eso es importante”, agregó. “Se jugó muy bien y se ejecutó el plan de trabajo”.

Mirlena López, de Toa Baja, se eleva bien alto para ejecutar un remate contra las Polluelas. [foto Laura Mojica]

El debut al mando de las Llaneras para Hernández, quien fue nombrado a principios de semana para sustituir en la dirección a David Alemán luego de su renuncia, fue este sábado en Juncos, cuando las Llaneras cayeron 21-25, 23-25, 25-22 y 28-30, después haber estado arriba 14-6 en el cuarto set.

“Pero incluso en ese juego se notó una diferencia”, comentó el Ing. Marcos Martínez, apoderado de las Llaneras. “El equipo estuvo dominante en ese juego, pero sencillamente no pudo terminar los sets, aunque este es un proceso a largo plazo”.

“Pero es bueno terminar una racha de derrotas y el equipo va en la dirección correcta”.

Génesis Collazo, quien se ha confirmado como el alma ofensiva de las Llaneras desde que Dulce María Téllez se lesionó hace dos semanas, lideró el equipo con 25 puntos, seguida por los 14 de la novata Kanisha Jiménez, mientras que la experimentada Ania Ruiz colaboraba con siete puntos, 17 defensas y nueve pases.

“Los cambios siempre son difíciles”, dijo Ania al comentar sobre el proceso del cambio de dirigente, “pero a veces cuando alguien viene de afuera, le es más fácil detectar algunas cosas que uno no ve estando adentro”.

“Con Monchito la transición fue muy buena, hizo sus prácticas con mucha calma y se trabajó en tener más agresividad en el servicio, que antes, en verdad, a veces estaba un poco vago”.

Valeria León, líbero de las Llaneras, levanta un balón mientras observa Kanisha Jiménez. [foto Laura Collazo]

Ahora con marca de 7-8 y 20 puntos, las Llaneras tienen dos compromisos de gran magnitud en esta semana: una visita el viernes a las líderes Changas de Naranjito, y otro juego ante las líderes el domingo en su cancha.

“¿Qué puedo decir? Esos son los juegos que uno quiere jugar”, dijo Ania Ruiz. “Uno siempre quiere jugar con los mejores, porque eso obliga a uno a subir de nivel”.

Existe una fuerte posibilidad de que Téllez, quien sufrió la torcedura de un tobillo hace dos domingos y le dieron un mínimo de dos semanas de descanso y terapias, pueda estar de regreso para esos juegos.

“Sé que ella tiene una evaluación mañana (lunes) y todas tenemos los dedos cruzados”, dijo Ania. “Es nuestra capitana y la líder de nuestra ofensiva y obviamente nos ha hecho falta”.

“Pero sabemos que incluso si regresa para esos juegos, no podemos esperar que esté al 100% después de estar dos semanas sin jugar, y especialmente viniendo de una lesión del tobillo en una posición como la de ella —la central— donde hay que hacer unos movimientos muy rápidos”.

“No es solo ella la que está lastimada: Kanisha tiene una lesión, yo también estoy algo lastimada y Nicole (Cruz, la medio) tiene un hombro lesionado y por eso no pudo jugar hoy”.

Joely Cabrera lideró con 18 puntos a las Polluelas, para quienes Debora Seilhamer totalizó 28 defensas: con la 24ta. rebasó la marca histórica de 6,000 en el encuentro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*