Los Polluelos sueñan en grande

Año nuevo y sección nueva, pero los mismos rivales.

En 2018, los Polluelos de Aibonito militaron en la Sección Sur de la Doble A, y quedaron terceros con marca de 8-6 detrás de potencias como los Toritos de Cayey —eventuales campeones de la Liga— y los eternos contendores, Bravos de Cidra.

Al reconfigurarse la liga con siete secciones este año, los Polluelos pasaron a la Sección Central, pero con la mala suerte de que Cayey y Cidra también se mudaron con ellos.

“Cayey y Cidra deben ser los favoritos”, dijo José ‘Yunque’ Díaz, el experimentado dirigente que debuta al mando de los Polluelos este año, “pero eso a nosotros no nos molesta”.

“De todos modos es una sección muy fuerte, porque Comerío está muy mejorado y Barranquitas también tiene un buen equipo”.

“Pero nosotros tenemos un gran equipo”.

La prueba estuvo el domingo pasado, cuando, al ayudar a que los Toritos inauguraran la temporada en su parque Pedro Montañez en un juego en el que inició por los campeones el monumental Fernando Cabrera, quien defendía una racha de 19 victorias seguidas en temporada regular, los Polluelos se olvidaron de los favoritismos y de los pronósticos y se apuntaron un triunfo 11-3.

El veterano Randy Ruiz se unió este año a los Polluelos. [suministrada]

“Nuestra ofensiva fluyó muy bien”, dijo el toabajeño Díaz, quien en la pasada campaña dirigió a los Guardianes de Dorado de Yadier Molina y anteriormente estuvo al mando de Vega Alta, Cataño, Guaynabo y Camuy.

“No sé si Cabrera estaba o no al 100%, pero nuestros bateadores hicieron los ajustes, pusieron la bola en juego y nos fue bien”, agregó sobre el partido en el que los Polluelos se fueron arriba 2-0 en la primera entrada y sacaron del montículo a Cabrera con otras cuatro en el tercer episodio.

El derecho Javier Torres, quien había sido el mejor lanzador de la novena en la pasada temporada al acumular un récord de 3-1 con 3.67 de efectividad en 34.1 entradas, se apuntó la victoria al tirar seis entradas, mientras que en la ofensiva ‘fluyeron’ Gaby Aponte y Kevin Millet, con tres remolcadas cada uno, a la vez  que el veterano bateador designado Randy Ruiz pegaba dos hits y remolcaba otras dos.

Ruiz, adquirido en un cambio con Dorado —donde había jugado para Díaz el año pasado— fue una de las múltiples transacciones efectuadas por los aiboniteños antes de esta temporada,

“Al cambio de Randy yo le di el visto bueno, pero muchos de los anteriores los habían hecho el gerente general y el apoderados del equipo”, explicó Díaz.

“Necesitábamos un catcher y conseguimos a Gabriel Cruz en un cambio con Humacao, y también necesitábamos un jardinero y recibimos a José Torres de Guayama”.

El equipo, que nuevamente cuenta con el veterano torpedero Luis ‘Wicho’ Figueroa, quien lideró a los Polluelos con un promedio de .385 en el pasado torneo, también adquirió, en un cambio con Cataño, al abridor Joe Alsina, quien iniciará este sábado a las 8:00 p.m. el segundo juego de la serie inaugural contra Cayey.

Díaz proyecta usar como abridores a Torres, Alsina y Joel Morales, al menos hasta el 10 de marzo, cuando se reporte el veterano lanzador profesional Tomás Santiago, quien reside en la Florida.

“El se va a mantener viajando todas las semanas, al igual que Randy Ruiz”, dijo el dirigente.

“No estamos pensando en llegar primeros”, dijo. “La meta es clasificar, llegar entre los primeros cuatro. Pero si llegamos primeros… mejor”.

Total
31
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*