Pacquiao buscará el nocaut

Adrien Broner es uno de esos peleadores que, al mejor estilo de Ricardo Mayorga, ha cultivado cuidadosamente una imagen desagradable. Y gracias a ella se ha convertido en una atracción pese a que a menudo decepciona encima del ring.

Pero volverá a la carga este sábado en el MGM Grand de Las Vegas cuando rete al legendario Manny Pacquiao por el titulo ‘regular’ de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) para las 147 libras.

Y, como de costumbre, Broner no pudo abstenerse de menospreciar a su rival cada vez que trata de promocionar sus peleas.

“Sé que están hablando de un segundo duelo entre Pacquiao y Floyd Mayweather, pero yo no vengo a perder y sé lo que una victoria sobre Pacquiao significaría para mi carrera”, dijo. “Lo voy a mandar a su casa sin el cinturón. Estoy en mi momento y el suyo ya pasó”.

Y también ha ido más allá: “Una victoria mía me convertirá en la máxima estrella del boxeo”.

Con marca de 33-3-1 y 24 nocauts, Broner, de 29 años de edad y natural de Cincinnati, es un protegido de Floyd Mayweather, Jr., hasta el grado de que a menudo trata de imitar la forma de pelear del Pretty Boy.

Pero aunque ha sido campeón mundial en cuatro categorías, desde las 130 hasta las 147 libras, tiene un historial de perder las peleas grandes: sus tres derrotas han sido ante el argentino Marcos Maidana, quien le arrebató por decisión en 2013 el mismo cetro welter de la AMB que estará en juego este sábado; ante Shawn Porter en 2015 y en 2017 ante Mikey García, cuando decidió regresar a las 140 libras.

Luego de esa pelea, Broner solo hizo una presentación en 2018: un deslucido empate con Jessie Vargas en abril.

De 40 años de edad y ya con varios retiros en las costillas, el filipino Pacquiao (60-7-2 y 39), reconocido como campeón en ocho categorías distintas, logró revivir su carrera luego de su polémica derrota de 2017 ante el australiano Jeff Horn, cuando en su última pelea, en julio del año pasado, noqueó en el séptimo asalto al argentino Lucas Matthysse en Malasia para apoderarse del cetro de la AMB.

Matthysse nunca había sido una gran estrella, estaba próximo al retiro a los 36 años de edad y, a pesar de que reinaba en las 147 libras, era básicamente un junior welter agrandado. Pero lo cierto es que Pacquiao lució en esa pelea mucho mejor que como había lucido en sus combates anteriores y lo celebró propinando su primer nocaut desde que en 2009 consiguió uno en el duodécimo asalto ante Miguel Cotto.

Y esta hablando como el Pacquiao de antes.

“No estoy haciendo una predicción, pero mi meta es noquear a Broner”, dijo en una conferencia de prensa. “Había olvidado lo divertido que era ganar por nocaut hasta que noqueé a Matthysse. Me sentí bien y los fanáticos lo disfrutaron también, así que… ¿por qué no hacerlo otra vez?”

Pero aclaró: “No tengo nada en contra de Adrien Broner. Esto es absolutamente una cuestión de negocios. Pero es un tipo divertido, que me hace reír y sabe cómo venderse y vender una pelea”.

Como podría esperarse, las casas de apuestas favorecen al filipino, pero no por un margen demasiado amplio: de acuerdo a una de ellas, Pacquiao está de favorito 333-100, lo que implica que hay que apostarle $333 para ganar $100.

Con Broner, hay que apostarle $100 para ganar $250 si él logra la victoria.

La pelea irá por el brazo de pay-per-view de Showtime, y no se espera que suba antes de la medianoche, hora de Puerto Rico.

Total
13
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*