Reto supremo para Mikey García

Ya ha comenzado la promoción para la que sin duda deber ser una de las peleas más fascinantes de 2019… al menos sobre el papel.

Mikey García, el californiano de ascendencia mexicana que tiene un récord de 39-0 y 30 nocauts y a la edad de 30 años ya ha sido campeón mundial en cuatro categorías -de las 126 a las 140 libras-, siendo algo así como una versión masculina de Amanda Serrano, acaba de dar un salto mortal y acordó retar a Errol Spence, Jr. (24-0 y 21) por el cetro welter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

La reyerta se celebrará el 16 de marzo en el A&T Stadium de Arlington, Texas.

Aunque reside en Nueva York, Spence, de 28 años, es natural de DeSoto, Texas, por lo que tendrá la ventaja de ser el favorito local además de gozar de una amplia ventaja en estatura (5-9 ½ a 5-6) y alcance.

Aparte de eso, Spence no es uno de esos campeones de ocasión que usualmente son los que las estrellas de las divisiones inferiores buscan cuando quieren seguir ganando títulos en divisiones superiores, una táctica que tal vez tenga sus orígenes en la pelea en la que Sugar Ray Leonard fue en pos del cetro semicompleto enfentando a Donnie Lalonde.

A Spence se le considera al menos uno de los dos grandes campeones en las 147 libras, prácticamente a la par de Terence Crawford.

Tampoco García hizo una exigencia acostumbrada en estos casos: que la pelea se celebrara en un peso ‘intermedio’, como lo hizo Manny Pacquiao cuando retó a Miguel Cotto por el cetro welter en las 145 libras y Oscar de la Hoya cuando retó a Bernard Hopkins por el mediano en las 156.

En su última pelea, García conquistó el cetro ligero de la FIB al vencer por decisión a Robert Easlter, Jr. el 28 de julio de Los Angeles, pero incluso antes de ese combate había venido hablando de retar a Spence.

“Ya tenía unos meses hablando de que quería la pelea con Spence”, dijo García recientemente en una entrevista con ESPN.com. “Yo estaba buscando esta pelea porque quiero dejar un legado, quiero dejar mi nombre en la historia del boxeo, por eso estuve buscando esta pelea, por fin llegó y estoy muy contento”.

“Es algo que suena a locura, pero tengo tengo confianza en mis habilidades como boxeador, mi técnica, mi estrategia con mi papá y mi hermano, la experiencia que tienen ellos como entrenadores”, agregó, refiriéndose a su padre, Eduardo, quien cobró fama como entrenador de Fernando Vargas, y a su hermano mayor y excampeón mundial Roberto, reconocido como uno de los grandes entrenadores de la actualidad.

Spence Jr. y García acordaron enfrentarse en marzo del año entrante en Texas.

 

Según se ha especulado, Mikey y su grupo de trabajo se convencieron de que la pelea con Spence era ganable después de ver a este en su defensa ante Lamont Peterson, a quien noqueó en siete asaltos en su penúltima defensa titular en enero pasado.

Al parecer, detectaron que Spence, aparte de que no parece ser un gran noqueador, es torpe de piernas y no se desplaza bien, por lo que Mikey se cree capacitado para controlarlo con su mayor velocidad y mejor boxeo.

Y Spence está consciente de que no tiene mucho que ganar.

“Si pierdo, todo el mundo va a querer pelear conmigo”, dijo, “y, si gano, no me van a dar el crédito”.

Total
11
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*