Yuandale Evans parece ser un hombre de pocas palabras.

Semanas antes de su pelea de este sábado en el Teatro del Madison Square Garden con el boricua Alberto “El Explosivo’ Machado en busca del cetro junior ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Evans declinó una entrevista con The Gondol y su manejador, John Homerick, explicó: “A él no le gustan las entrevistas cuando se acerca una pelea”.

El lunes, cuando se celebró una conferencia telefónica para promocionar la cartelera que será estelarizada por el combate entre Daniel Jacobs y Sergiy Derevyanchenko por el vacante cetro mediano de la FIB, él fue el único de los estelaristas que declinó participar.

Y este miércoles, antes de la conferencia de prensa, Yuandale emitió un tuit que resumía perfectamente su actitud de silencio casi absoluto: “He tenido un campamento perfecto. Esto es todo lo que voy a decir”.

Por suerte, Evans, un peleador zurdo de 5’6” de estatura -cuatro pulgadas más bajo que Machado-, marca de 20-1 y 14 nocauts y 29 años de edad, se mostró un poco más elocuente cuando subió al podio para dirigirse a los medios de prensa.

Aunque no mucho.

“Yo no vengo a jugar, no vengo de party… vengo a ganar”, dijo Evans, de Cleveland, Ohio.

“Estoy consciente de que no muchos peleadores reciben la oportunidad de pelear por un título mundial. Muchos en mi gimnasio no lo han conseguido nunca, y son muchos los que no la consiguen antes de dejar el boxeo”.

“Pero los que me conocen saben que yo siempre estoy listo, que siempre estoy dispuesto a trabajar”.

“El año pasado me enfrenté a Luis Rosa, quien por casualidad también era puertorriqueño, y esa fue una guerra… la pelea más dura de mi carrera”, agregó sobre su último combate, cuando venció por decisión dividida en 10 asaltos el 10 de noviembre de 2017 al cagüeño de 27 años y marca de 23-0 y 11 nocauts en una pelea celebrada en Cleveland que fue escogida como la Pelea del Año del programa Sho Box de Showtime.

Rosa, radicado en Connecticut, pereció en un accidente automovilístico en enero de este año.

“Y estoy seguro de que esta pelea con Machado también va a resultar un placer verla. Machado es una montaña y yo voy a escalar esa montaña…y eso es todo lo que voy a decir: short and sweet”, concluyó Evans.

Su promotor, Lou DiBella, el principal promotor de la cartelera en unión a Matchroom Boxing, recalcó que Yuandale no ha tenido un camino fácil.

“La ha tenido dura, tanto en su vida personal, como en su carrera en el boxeo, incluyendo problemas con sus promotores”, dijo. “Pero yo lo puse en 2017 con Billel Dib, un peleador que estaba clasificado, y le ganó, y luego con Rosa, un excelente peleador que estaba invicto, y le ganó en otra guerra”.

“Ahora no la tiene fácil con Machado, que es un gran peleador”, dijo, “pero ya yo he aprendido que a Yuandale no se le debe descartar en ningún momento”.

Por su parte, Robert Díaz, concertador de encuentros de la Golden Boy Promotions de Oscar de la Hoya, compañía asociada a la Miguel Cotto Promotions que representa al peleador, reconoció que es una pelea arriesgada para el zurdo boricua que estará haciendo su segunda defensa titular y tiene marca de 20-0 y 16.

“Les voy a ser franco: a mí no me gustaba esta pelea”, dijo. “Es una pelea en la que Evans tiene todo que ganar y nada que perder”.

“Pero cuando conversé con el grupo de trabajo de Alberto, ellos me dijeron: ‘Es una oportunidad de pelear en el Garden, de conseguir una gran exposición por HBO. Eso nos llevará a peleas mayores”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*