Con nueva vida el rival de Machado

Yuandale Evans, quien retará a Alberto ‘El Explosivo’ Machado el próximo sábado 27 de octubre en el Teatro del Madison Square Garden, parece tener una idea bastante clara de las características del campeón boricua.

Y reconoce que el boricua debe ser el rival más fuerte de su carrera.

“Es algo sencillo, pero no tan sencillo”, dijo en una entrevista reciente con la revista The Ring el peleador de 29 años, nacido y radicado en Cleveland, que tiene marca de 20-1 y 14 nocauts.

“No me gusta desacreditar a ningún peleador pero, con su estatura (5’10”), Machado no debiera estarse fajando con nadie, sino sencillamente boxeando”, agregó.

“Es un pegador y todos sabemos que los pegadores siempre tienen una lección que aprender”, continuó. “Pero es paciente, siempre está en buenas condiciones, un gran jab, buena velocidad… le gusta echarse hacia atrás para lanzar sus ripostas y sabe usar su alcance”.
“En resumen, es un gran peleador”.

“Sus oponentes han estado bien, aunque algunos no le habían ganado a nadie”, continuó. “Esta pelea será una gran prueba para él, igual que él lo será para mí. Este es el tipo de pelea que le hace falta al boxeo y yo nunca he evadido a nadie”.

¿Su predicción?

“El ganador por decisión unánime, y nuevo campeón…”.

Evans, quien amasó un récord de 179-13 y 15 nocauts como aficionado, ganando los Guantes de Plata nacionales en 2002, 2003 y 2005, tiene de manejador a John Homerick, de Florida, y está ligado promocionalmente a la compañía del promotor neoyorquino Lou DiBella, que es la que estará presentando la cartelera sabatina que será televisada por HBO.

DiBella también es el promotor del peso mediano ucraniano radicado en Brooklyn, Sergiy Derevyanchenko (12-0 y 10), quien, en el combate estelar, se medirá con el excampeón Daniel Jacobs (34-2 y 29) por el vacante cetro mediano de la FIB.

Para esta pelea, igual que para sus últimas, Evans entrenó en Washington, D.C. con el experimentado entrenador Barry Hunter, quien en el pasado entrenó, entre otros, al excampeón Lamont Peterson.

Evans tuvo una experiencia devastadora el 27 de abril de 2012, cuando fue noqueado en un asalto por Javier ‘Abejón’ Fortuna, el pegador dominicano que posteriormente se convertiría en campeón interino de las 126 libras y monarca de las 130, ambos por la AMB, antes de perder su cetro de las 130 libras al caer por nocaut ante el descendiente de boricuas Jason Sosa el 24 de junio de 2016.

“Sinceramente, no hay mucho que decir sobre eso”, le dijo Evans a The Ring. “Si no es algo que pueda conseguirme la revancha, no vale la pena hablar de ello”.

“(Fortuna) Era un gran peleador y lo sigue siendo ahora”, dijo. “Pero los peleadores caen y se levantan todos los días. Yo tenía mucho espacio para crecer entonces y estoy mucho más maduro ahora”.

Pero la derrota le desencantó con el boxeo y estuvo tres años alejado del ring antes de regresar en julio de 2015.

Finalmente, consiguió sus dos victorias más importantes en sus últimos dos combates, ambos efectuados el año pasado: el 21 de abril derrotó por decisión unánime al australiano Billel Dib, de 5’9” de estatura, quien entonces tenía marca de 21-1 y 10 nocauts, y, el 10 de noviembre, por decisión dividida, al boricua Luis Rosa, quien tenía marca de 23-0 y 11 nocauts.

Natural de Caguas, pero radicado en Connecticut, Rosa, de apenas 26 años, pereció en un accidente automovilístico en enero de este año.

“Esas fueron grandes peleas, las que representaron mi regreso en grande al boxeo”, dijo Evans. “Billel me trató de dominar con su mayor estatura hasta que yo se la anulé y le gané cómodamente, mientras que con Rosa fue una guerra: los dos nos lastimamos, pero yo logré sacar la pelea al final”.

“¡Fue la pelea del año de ShoBox en 2017!”

“Bib y yo somos grandes amigos ahora”, agregó. “De hecho, yo le digo que se me parece a Machado”.

Por último, Yuandale, quien no aparecía clasificado en las 130 libras hasta que se concertó su pelea con Machado y era considerado básicamente un peso pluma, dijo que tuvo una motivación especial para meterse en el boxeo: “Mi hermano menor, Lavonte Green, empezó a boxear mucho antes que yo, creo que para 1998”, dijo, “y fue por él que yo empecé. Hoy en día él está en la cárcel, pero continúa siendo la razón por la que me metí tan de lleno en este deporte”.

“La vida deportiva que yo estoy viviendo ahora es la vida con la que él siempre había soñado”.

 

Total
2
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*