Bajo circunstancias normales, pudiera parecer un gran riesgo el que un equipo que está abajo 1-0 en su serie final seccional contra los campeones nacionales Sultanes de Mayagüez, envíe a la lomita para el primer juego del doble juego de este domingo a un lanzador que tuvo 7.15 de efectividad durante la temporada regular.

Pero la duda desaparece un poco cuando uno se entera de que el lanzador designado por Alex Díaz, dirigente de los Piratas de Cabo Rojo, lo es el veterano Norman Valentín, habituado a sobresalir en los juegos más cruciales de la postemporada en los últimos años.

“Yo sé que, en términos de estadísticas, tuve una temporada mala, tal vez la peor de mi carrera”, dijo el derecho de 30 años de edad, quien amasó un récord de 1-2 en 22.2 episodios en su primera temporada con los Piratas.

“Pero una vez se acaba la temporada regular, uno no carga esos números hasta la postemporada”, agregó. “Es una temporada completamente diferente”.

“Alex sabe de mi historial en ‘playoffs’ y me imagino que eso fue lo que tomó en cuenta para ponerme a abrir el primer juego del domingo”, agregó, “aparte de que esa fue la práctica durante la temporada regular: yo abría el primer juego y Benny Cepeda (5-1 y 1.60), el segundo”.

Con nueve años de experiencia en la Doble A, Norman, hermano de la destacada voleibolista Natalia Valentín, ha participado en los últimos tres Carnavales de Campeones, formando parte de los Artesanos de Las Piedras que ganaron el campeonato en 2015 y quedaron subcampeones en 2016, y también llegando al Carnaval el año pasado con los Brujos de Guayama.

“Yo he tirado en muchos juegos cruciales, incluso juegos decisivos”, dijo, “pero el que más recuerdo fue en 2016, cuando los Artesanos jugamos contra los Mulos de Juncos en la final de la sección, caíamos abajo 3-0 y todo el mundo pensaba que Juncos, que tenía tremendo equipo, nos iba a barrer”.

“Pero vinimos de atrás, empatamos la serie 3-3 y yo tiré el séptimo juego en Las Piedras… permití una carrera en unas seis entradas y ganamos”.

Cambiado a Guayama en 2017, el cagüeño se preparaba para su segunda temporada con los Brujos antes de que estos lo cambiaran a Cabo Rojo apenas días antes del comienzo de la campaña.

“Me sorprendió y fue fuerte, porque yo vivo en Humacao”, dijo, “pero el apoderado del equipo (Efraín Rivera) es tremenda persona y nos pusimos de acuerdo rápidamente”.

“No tuve mi mejor temporada, pero sí fue una temporada de mucho aprendizaje, especialmente porque esta es una sección (Oeste) que yo no conocía, y donde se juega un béisbol muy diferente”.

“No sé, en el Este me parece que se juega un béisbol más controlado, mientras que aquí es un juego más agresivo, con mucho robo de base”, agregó.

Ese, claro está, era el estilo de juego que caracterizaba en su exitosa carrera como jugador al pepiniano Alex Díaz, el legendario jardinero central de los Indios de Mayagüez que rutinariamente ganaban el campeonato de la liga invernal en los noventa y los 2000.

“Y él le ha aplicado ese estilo de juego al equipo”, agregó Norman sobre Díaz, quien asumió la dirección de los Piratas cuando estos tenían marca de 1-3, y terminó conduciéndolos al segundo lugar de la sección con marca de 10-6, detrás de los Sultanes (13-3).

En fin, luego de eliminar a Sabana Grande en las semifinales seccionales, los Piratas cayeron 6-2 el domingo pasado ante los Sultanes en el inicio de la final seccional en el Isidoro García.

Díaz puso como iniciador de ese juego a Wilberto Rodríguez, su tercer abridor, reservando a Norman para el rol de relevo -“tiré 2.3 entradas sin permitir carreras, gracias a Dios”, dijo-, posiblemente reservando a Cepeda para el segundo partido.

Pero este se suspendió por lluvia y, curiosamente, la serie se reanudará ahora con el doble juego en el estadio de Hormigueros, donde los Piratas han jugado sus choques locales este año, en vez de seguir con el segundo juego que debía jugarse en Mayagüez.

Sin duda se trató de una decisión incómoda debido a que jugar un partido sencillo hubiese retrasado el itinerario, pero que evidentemente favorece a los caborrojeños.

“No sé, me imagino que vamos a estar jugando ahora los juegos 3 y 4”, comentó Valentín, empeñado en aprovechar la situación.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*