Un Linares en Salinas

Cuando el sábado pasado el campeón venezolano Jorge Linares protagonizó un gran combate con Vasyl Lomachenko al perder su cetro ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el Madison Square Garden, uno de sus hermanos vio la acción desde la privacidad del cuarto del hotel de Boquerón en el cual estaba quedándose junto a su esposa.

“El boxeo me gusta verlo solo, en casa, no con otra gente”, dijo recientemente Nelson Linares, hermano mayor de Jorge. “Tranquilito, calladito. Se ve mejor así”.

Y aunque lo que vio no le sorprendió, sí le dejó nuevamente lleno de orgullo por la actuación de su hermano, campeón mundial en tres divisiones distintas, quien, aunque tenía todas las opiniones en contra, derribó a Lomachenko en el sexto asalto e iba parejo en las tarjetas de los jueces antes de recibir un golpe al costado que le sacó de carrera en el décimo episodio.

“Yo sabía que era una pelea dura, porque Lomachenko no es fácil”, dijo Nelson. “Pero Jorge hizo una gran pelea. Es difícil recuperarse después de un golpe al hígado así”.

“Al puertorriqueño le gusta mucho el boxeo y todo el mundo aquí quedó enamorado de esa pelea”, agregó. “La gente me dijo, ‘tu hermano pelea muy bonito’, y ‘se merece la revancha’.”

Pero Nelson no solo conoce a los puertorriqueños por haber estado un fin de semana en Boquerón: desde hace años reside en Salinas, población que conoció en la época en que estuvo acuartelado allí a finales de su atribulada relación con el promotor Don King.

Linares llegó a estar clasificado segundo en las 154 libras.

Está casado y tiene una familia con Melissa Colón, propietaria de la farmacia Mellyber, de ese pueblo, y constantemente se le puede ver por allí: “Siempre me doy me doy mi vuelta, hago seguridad… velo a los pillos”, dijo riendo.

Al igual que Jorge y también que su hermano menor, Carlos, Nelson se ha destacado en el boxeo.

De hecho, su récord es de 24-0-1 con 16 nocauts y en su momento llegó a estar clasificado segundo por la AMB en las 154 libras.

Pero, considerando que era víctima de un asfixiante contrato con Don King debido a que el promotor penas le conseguía peleas, Nelson, quien peleó por última vez en 2011, decidió quedarse inactivo hasta que el contrato expirara.

Lo que le tomó cinco años.

“Quien me trajo a Salinas fue Juanmi González, quien trabajaba con  Don King y vivía aquí”, dijo. “Pero me tuvo acuartelado tres y cuatro meses y las peleas no aparecían, por lo que tuvimos unos roces y se afectó lo que había sido una bonita amistad”.

“Con el tiempo, por la inactividad, empecé a bajar en el ranking -del segundo pasé al séptimo lugar- y vi que no podía seguir así”.

Aunque luego se marcharía viviendo un tiempo en Ohio, estado que había conocido porque King tenía un famoso campo de entrenamiento allí, y luego regresando a Venezuela, siempre se mantuvo en contacto con Melissa y, eventualmente, regresó a Salinas… pero esta vez para quedarse.

Y ahora, luego del largo descanso y a la edad de 36 años, está resuelto a regresar.

“Llevo un  tiempo yendo a diferentes gimnasios el área”, dijo, “y he bajado más de cuarenta libras”.

Y le gustaría ir a entrenar en Caguas, posiblemente en el gimnasio Bairoa, con Evangelista Cotto.

“Yo entrené allí varias veces y Evangelista es tremenda persona y una vez quería que estuviera con él”, dijo Nelson, “aunque hace un tiempo que he perdido todos los contactos”.

De paso, Nelson, quien hizo más de 300 peleas en el aficionismo, recuerda haber estado en Caguas también para el reconocido torneo internacional Cheo Aponte en 1999 con el equipo olímpico de Venezuela.

“En ese torneo pelearon Iván Calderón y Miguel Cotto cuando eran aficionados”, recordó.

“Mi intención es reaparecer en septiembre, en las 160 libras, que es un peso que se me hace más fácil hacer”.

Su meta es reaparecer probablemente en una cartelera que el promotor Javier Bustillo tiene prevista para Patillas, “donde va a debutar el hijo de un amigo mío”.

“Estoy solo, sin promotor ni nada, pero necesito hacer una o dos peleas para que la gente me vea y vea en qué condición estoy”, dijo.

“No necesito el dinero porque afortunadamente estoy bien”, dijo. “Pero si Sergio Martínez lo logró a esta edad, yo lo puedo hacer también”.

 

 

Total
15
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*