¿Qué pasó?

Los Celtics dieron primero y dieron duro, dominando el primer periodo 34-19, ventaja que nunca cedieron a pesar de serios intentos de los Cavs, en especial en el segundo periodo cuando Larry Nance falló dos tiros libres que los acercaría a seis. La ventaja de 12 puntos en tiros de tres y de nueve desde la línea de los suspiros fueron muy difíciles de superar por los Cavs, camino a una derrota 96-83 para caer abajo 3-2 en la serie por el campeonato de la Conferencia del Este.

La clave:

El balance ofensivo de los Celtics, consiguiendo doble dígito de cinco de sus jugadores, liderados por los 24 del novato Jayson Tatum, quien sigue luciendo espectacular en su primera postemporada, son un gran contraste con los Cavaliers, quienes consiguieron 26 puntos de LeBron James, 14 de Kevin Love y nada más del resto de la escuadra que vuelve a su común desaparición. Más nadie llegó a doble cifra.

¿Qué falló?

Increíblemente, por primera vez en mucho tiempo, los Cavs sobresalieron en la defensa y se colgaron en la ofensiva. Los 15 turnovers son de esperarse para un equipo que tiende a jugar más suelto de lo que debe en ese renglón, pero los pésimos porcentajes de campo sí son sorpresivos para un equipo cuya ofensiva se mantuvo entre las mejores cinco durante toda la temporada.

Los pocentajes de campo (41.9); de tiros libres (63.2), y en especial desde la línea de tres puntos, que habitualmente es su arma mortal (26.5), estuvieron muy debajo de lo usual, dejando la ofensiva agonizante.

¿Quién falló?

Usted escoja: Tristan Thompson, con un punto en 26 minutos; Jr. Smith, con dos puntos en 26 minutos; Hill, con siete en 30 minutos; Jeff Green, con ocho en 25 minutos, etc etc…

Lo próximo:

La serie regresa a Cleveland el viernes 25, donde los Cavs se jugarán la vida mientras podrían ser eliminados antes de las finales por primera vez en cuatro años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*