El jardinero maunabeño Heliot Ramos, seleccionado en el decimonoveno turno de la primera ronda por los Gigantes de San Francisco para ser el primer boricua seleccionado en el draft de Grandes Ligas del año pasado, pareció cumplir con todos los pronósticos en su primera experiencia como profesional.

Jugando con Arizona en la rookie league, el bateador derecho promedió .348, con seis jonrones y 27 carreras impulsadas en 138 turnos, con 10 base robadas, haciendo quedar bien a quienes elogiaban sus múltiples talentos: entre ellos el bateo de poder, bateo de promedio y velocidad.

Después de ese debut, la publicación Baseball America lo colocó en la posición 79 de su lista de mejores prospectos del béisbol,

El consenso era que Heliot rápidamente se había convertido en el prospecto número uno de los Gigantes y una publicación lo llamó “el prospecto con más potencial que han tenido los Gigantes desde Buster Posey”, y “el jardinero más prometedor que ha tenido el equipo en muchos años”.

La página MLB Pipeline, por su parte, lo colocaba 63 en su lista y mencionaba que ya estaba por encima de 10 de los jugadores que habían sido seleccionados antes que él en el draft de 2017.

En su evaluación final, escribió: “La principal interrogante con Ramos es ver si puede desarrollar un enfoque más paciente en el plato y hacer contacto consistentemente para poder llenar su máximo potencial ofensivo”.

“También necesita refinar sus movimientos y sus rutas en el terreno, para permanecer en el jardín central”, agregó, “pero el tiempo está de su parte: jugará toda la temporada de 2018 con apenas 18 años”.

Para el 2018, Heliot, quien no cumplirá 19 años hasta septiembre, fue ascendido a la South Atlantic League, una Clase A ‘corta’, pero hasta el momento el jugador que recibió un bono de $3,100,000 por firmar -exactamente lo estipulado para un prospecto seleccionado en eldecimonoveno turno- no ha podido hacerse justicia.

De hecho, en 35 partidos con el equipo de Augusta, Heliot, en 137 turnos -uno menos que los que tuvo el año pasado- apenas promedia .212, con tres jonrones, 10 impulsadas y una sola base robada.

También ha seguido ponchándose con demasiada frecuencia: lleva 45 ponches este año, luego de acumular 48 en 2017.

Naturalmente, puede tratarse de un bajón preocupante, pero tal vez nada sorpresivo en un jugador tan joven.

“Heliot siempre ha tenido sus altibajos”, comentó un escucha consultado al respecto, quien prefirió que no se le identificara.

“Está fallando muchos turnos”, agregó.

Por otro lado, Joey Solá, escucha de los Astros de Houston y gerente general de los Cangrejeros de Santurce en la liga invernal, coincidió en que “se está ponchando alguito”, pero advirtió que “hay que comprender que está en un nivel fuerte y apenas está en  su segundo año”.

“Yo siempre he creído que lo importante no es cómo se empieza, sino cómo se termina, y él ha ido mejorando”, agregó. “Hace poco cuando chequeé estaba bateando como .190, y tiene tres cuadrangulares, por lo que sigue bateando con fuerza”.

Solá, de hecho, tiene bastante interés en que Heliot siga mejorando y requiriendo trabajo: pertenece a sus Cangrejeros en el béisbol boricua.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*