Si usted es uno de esos fanáticos de los Piratas de Pittsburgh que datan desde la época en que Roberto Clemente era la estrella del equipo, y está triste por la manera en que la organización ha venido desprendiéndose de sus mejores jugadores en los pasados días, aquí tiene más sal para la herida.

Los Piratas, catalogados como el decimoséptimo equipo con mayor valor en el mercado de las Grandes Ligas de acuerdo con la publicación Forbes ($1.25 billones), generaron $265 millones en ingresos en la temporada de 2017, mientras utilizaban solamente $115 en jugadores y gastos relacionados.

Entonces, ¿por qué salir de jugadores sobre los que todavía tienen varios años de control, como el lanzador Gerrit Cole, o de astros como Andrew McCutchen, a quien se le debían pagar solamente $14.5 millones en su último año de contrato, una bagatela en esta época?

¿Por qué seguir adquiriendo jugadores jóvenes con potencial para cuando lleguen a su máximo nivel sean cambiados por otros jugadores jóvenes con potencial, y empezar el ciclo nuevamente sin tan siquiera llegar a la Serie Mundial?

Esas son las preguntas que se hacen algunos escritores de béisbol de Pittsburgh, y que en algún momento deberá contestar el propietario del equipo, Bob Nutting, quien simplemente dejó ver que la tendencia seguirá como hasta ahora.

Uno de ellos, Marc Normandin, comentó:
“Si Bob Nutting no puede encontrar una manera para que los Piratas sean exitosos consistentemente, dado el hecho de que la organización está ganando dinero, entonces alguien a quien no le importe gastar un poco de dinero adicional, o quiera tomarse otros riesgos, debería estar corriendo el equipo”.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*