Hace poco más de un año, Gil Iglesias apenas estaba empezando a asentarse en las 123 libras y el equipo técnico del Gimnasio Bairoa, de Caguas, dirigido por Evangelista Cotto, no estaba seguro de que ese fuera su peso natural y consideraba la posibilidad de hacerle bajar nuevamente a las 114.

Pero el peleador terminó convirtiéndose en campeón nacional de esa división gallo y ahora parece estarse estabilizando como uno de los miembros más prometedores de la Selección Nacional a comienzos de este ciclo olímpico.

El jueves en la noche, en la ronda semifinal de los Campeonatos Nacionales Isaac Barrientos que vienen celebrándose en el gimnasio Félix Pagán Pintor del Barrio Amelia, en Guaynabo, el peleador de 19 años se puso a un paso de revalidar ese campeonato al vencer por decisión unánime (3-0) a Jonathan Hernández, de Cidra, empleando su estilo puramente ofensivo de atacar sin cesar a su rival.

“Me siento más fuerte que hace un año”, dijo después del encuentro, “tanto física como mentalmente”.

De hecho, dijo, “ya no se me está haciendo tan fácil hacer las 123 libras, pero estoy logrando hacerlas en el pesaje”.

Una clara evidencia de esa fortaleza, unida a la experiencia de haber peleado  internacionalmente, incluyendo los Campeonatos Continentales del año pasado, es que Iglesias no bajó su ritmo de ataque según fue avanzando la pelea, como a veces le ocurría antes.

Gil deberá medirse en la final por el cetro con Edwin Díaz, del Club Diamante de Trujillo Alto que dirige Ricky Márquez, quien el jueves venció por decisión 2-1 a Juan Zayas, del gimnasio Monte Rey, de Bayamón.

Otros dos campeones nacionales avanzaron el jueves a la ronda final que se disputará este sábado desde las 5:00 p.m. en el coliseo Mario Jiménez, de Guaynabo, la cual será transmitida en  vivo por DirecTV.

El también cagüeño Omar Rosario, quien pelea por el Gurabo Boxing Club que dirige su padre, el entrenador José ‘Pochy’ Rosario, se apuntó su segunda victoria del torneo al vencer por decisión dividida (2-1) al zurdo Angel Marrero, de Cupey, quien había cogido bye en la primera ronda.

Rosario se medirá en la final con Christian Barreto, de Arecibo, quien en semifinales doblegó 3-0 a Luis Martínez, de Aguadilla.

Entretanto, Bryan Polaco, un habilidoso peleador zurdo de 6’2” de estatura, también del gimnasio de Gurabo, se acercó igualmente a revalidar su cetro nacional del peso welter (152 libras) al derrotar por decisión 3-0 a José Serogg, del anfitrión gimnasio Pagán Pintor del Barrio Amelia.

Polaco se medirá en la final con Edgar Morales, del Monte Rey, quien el jueves doblegó en la otra semifinal a Yoniel González, de Moca.

En otros resultados del jueves, el peso ligero (132 libras) Carlos Figueroa, de Toa Alta, utilizó su gran fortaleza para derrotar por decisión 3-0 al otrora campeón juvenil Justin Gómez, de Gurabo, a quien le dieron conteos de protección en los últimos dos asaltos.

Y Yaniel Castro, del Club Diamante, ganó la otra semifinal, también 3-0, al superar a Bryan García, de Yabucoa.

En el único combate entre féminas, Emily Colón, de Juana Díaz, derrotó 3-0 a Vivian Velázquez, de Cidra, en las 114 libras.

En juveniles, Jaison Flores, del gimnasio Cheo Aponte de Caguas, se acercó a un paso de revalidar su campeonato del peso minimosca (108) al derrotar a Antonio Rosado, de Cidra.

En la final sabatina chocará con Jan Paul Rivera, del Albergue Olímpico, quien derrotó por decisión unánime a Randy Rivera, del Club Titanes de Morovis.

En el peso gallo, el zurdo Jean Pagán, de Parcelas Falú e hijo del entrenador Jim Pagán, derrotó por 2-1 en un fuerte encuentro a Febián González, de Cidra.

También en ese peso, Julio Colón, del Albergue Olímpico pero natural de Ponce, venció 3-0 a su doblemente tocayo Julio Colón, de Yabucoa.

Para colmo, el árbitro del encuentro también se llamaba Julio… pero, por suerte, permitiendo que todos los presentes conservaran su cordura, su apellido es Ortiz.

Igualmente en las 123 libras, Edison Vázquez, radicado en Connecticut pero representando al Club Titanes, derrotó 2-1 a Carlos López, de Lares y Jacob Gómez, del Albergue Olímpico, avanzó también a semifinales al superar por walk over (no presentación de su rival) a Angel Carranza, de Florida.

De hecho, el peso gallo juvenil contó con tanta participación en la jornada que solo podrán celebrarse las semifinales en la jornada del sábado.

El choque de campeonato, indicó Chiqui Laurano, presidente federativo, se celebrará el 3 de febrero en el Pachín  Vicéns de Ponce como parte de una cartelera de boxeo que formará parte de una amplia tanda de carteleras de deportes de combate.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*