La noche del domingo trajo consigo un mensaje de texto del editor en jefe de The Gondol con dos preguntas sencillas. ¿Qué pasa con Tristan Thompson? ¿Se quedó sin piernas?

Thompson solía ser el Iron Man de la NBA, rompiendo récords de juegos consecutivos sin lesionarse en su franquicia. Desde su temporada de novato hasta hace unos meses, Tristan no había perdido ni un solo juego en su carrera con 447 seguidos, una valerosa hazaña en un deporte tan físico. Su estilo de juego y durabilidad comparaba con A.C Green, el legendario canastero de los Lakers que jugó desde noviembre 19 de 1986 hasta abril 18 del 2001 sin perder un juego.

Esto fue hasta que decidió aventurarse con una de las maldiciones más fuertes en el deporte, el ‘Kardashian Curse’.

La famosa familia de reality tv ha dejado calamidad física en la vida de muchos atletas, entre ellos Tristan Thompson, quien aun trata de recuperarse de dos lesiones, ambas ocurridas desde que anunció su relación –que siguió con el eventual embarazo — con Khloe Kardashian.

La maldición Kardashian ha sido aceptada y explicada por muchas figuras públicas, incluyendo a la menor de la familia, Kylie Jenner, que expresó en su programa: “La maldición Kardashian es que cada figura masculina que llega y tiene alguna relación con alguna Kardashian…su vida se va cuesta abajo después de eso”.

Thompson sería el tercer jugador de NBA que se descarrila y tiene su peor época como profesional junto a Khloe.

James Harden le dijo a Sport Illustrated que su año junto a ella fue el peor de su carrera. “Había paparazis por todas partes y si esa es la realidad, pues ni modo, pero muchas ocasiones sentía que todo era preparado. Me hacía sentir incómodo. Era algo innecesario y creo que llegó a afectar a mis compañeros. Tenía que eliminar eso”.

Harden tuvo su peor temporada desde su llegada a Houston junto a la estrella de tv. Desde su rompimiento, ha estado en el top 3 de candidatos a MVP por dos temporadas y este año va por las mismas.

Distinguido y trágico fue su matrimonio con Lamar Odom, quien después de una juventud problemática, había encontrado paz, dirección y éxito en su carrera, convirtiéndose en un pilar de dos campeonatos con los Lakers.

El atleta reconoció que el spotlight que trajo consigo la vida matrimonial dentro de un reality show y lo falso de su realidad por una vida dirigida a través de guiones, corrompió su ser. Este aceptó toda culpa por su uso de cocaína y reconoció sus fallas hacia su esposa. Aun así, Khloe no dejó pasar la oportunidad de la casi muerte del atleta por sobredosis para incluirlo en su programa de televisión, incluyendo las visitas de la familia al hospital.

Su hermana menor, Kendall Jenner, también ha alterado las carreras de tres jugadores en la NBA. Chandler Parsons, ahora de los Grizzlies y quien tiene fama de ir tras figuras públicas y modelos como parte de su vida “amorosa”, venía de dos temporadas en las que jugó 74 y 76 de los 82 partidos de su equipo. Desde el comienzo de su relación con Jenner, su salud fue en deterioro, jugando 66, 61 y solo 34 partidos en sus años consecuentes con problemas en las rodillas. Su promedio de puntos por juego también fue en picada, de 16.6 a 15.7, a 13.7, a 6.2.

Este año, Parsons comenzó a salir con la modelo Hailey Baldwin, y le presentó su ex a uno de sus mejores amigos en la liga, el estelar Blake Griffin, de los Clippers. Dos días después de salir como pareja oficial en un club en Nueva York, Griffin sufre una lesión de rodilla que lo dejará fuera por más de dos meses de la temporada, acabando así con los Clippers. En honor a la verdad, Blake perecería estar hecho de cristal por sus recurrentes lesiones.

Otro que vio mejoría en su juego tras terminar su relación con Kendall lo fue Jordan Clarkson, de los Lakers, quien promedia más puntos, más asistencias, menos pérdidas de balón, menos faltas personales y mejor por ciento en todas las áreas tras alejarse de la maldición Kardashian.

En el 2007, la más famosa de las hermanas, Kim, comenzó una relación con el futbolista Reggie Bush, quien venía de un explosivo comienzo de su carrera y era un pilar en la ofensiva de los Saints. Su tiempo con la Kardashian lo dejó con su peor temporada y un desgarre parcial del ligamento cruzado en su rodilla izquierda.

El wide receiver de los Dallas Cowboys, Miles Austin, tampoco fue muy feliz en el terreno en su año con Kim, que lo dejó con una de sus peores temporadas en el renglón de las lesiones, perdiendo la mitad de la temporada con problemas en el hamstring que lo limitaron a menos recepciones, touchdowns y yardas.

El enebeísta Kriss Humphries, quien estuvo casado con Kim por 72 días luego de una boda de $20 millones, aceptó haber caído en una seria depresión por todo lo sucedido y ha dicho públicamente que piensa que su matrimonio fue solo para traer ratings al programa por parte de la familia, aunque acepta haber estado enamorado.

Son muchos los atletas que se acercan a la familia Kardashian en búsqueda de más fama y posibles contratos con compañías que no se vincularían con ellos de no ser por sus relaciones con alguna de las jóvenes de la primera familia de la televisión estadounidense, pero a la hora de tomar esa decisión, tienen que tomar en cuenta la posibilidad de ser atacados por el ‘Kardashian Curse’.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*