Kyle Kuzma no se supone que fuera lo bueno que ha demostrado ser, así que la administración de los Lakers de Los Angeles tiene que estar más que complacida con el movimiento que realizó para atrapar al delantero de 22 años que fue selección de primera ronda de los Nets de Brooklyn en el sorteo de jugadores del pasado verano.

Kuzma, de 6-9, no era considerado precisamente un prospecto de primera línea mientras jugaba para la Universidad de Utah, y los Lakers ya tenían en su mente hacerse de los servicios del armador Lonzo Ball en su primera oportunidad al bate del sorteo.

Y así fue.

Pero en la misma noche del draft los Lakers adquirieron a Kuzma y al centro de ascendencia cubana Brook López a cambio del armador D’Angelo Russell y el veterano pívot Timofey Mozgov, y desde que se integró al quinteto para la Liga de Verano, el jugador natural de Michigan demostró que, en efecto, pertenece a ese nivel.

Promedió 21.9 puntos por juego en seis partidos, con 6.4 rebotes, 2.7 asistencias y 1.4 bloqueos, y fue nombrado el Jugador Más Valioso del partido de campeonato al marcar 30 puntos y recuperar 10 rebotes en el triunfo sobre los Blazers de Portland.

Ya en la temporada oficial, Kuzma venía del banco hasta que una lesión sufrida por Larry Nance, Jr. le dio su primera oportunidad de comenzar en el cuadro regular de los Lakers el 3 de noviembre, y el novato respondió con un doble-doble (21 puntos y 13 rebotes) en una victoria 124-112 sobre los Nets.

Y ya no hay quien se atreva a sacarlo del cuadro.

Además de ser seleccionado el Novato del Mes de la Conferencia del Oeste en noviembre, se convirtió en el primer novato en la historia de la NBA que anota 330 puntos, atrapa 120 rebotes y consigue 30 triples en sus primeros 20 juegos.

Para remachar, el miércoles anotó 38 puntos para apoyar el triunfo de 122-116 de los Lakers sobre Houston, en la que fue la primera derrota de los Rockets en sus últimos 15 partidos.

Y por si no lo recuerda, sepa que Kuzma venía de marcar 20 tantos contra los Cavaliers y 25 contra los Warriors, así que en juegos seguidos ha logrado brillar contra los quintetos que pueden ser considerados los tres mejores de la liga.

Resulta que un jugador de quien se decía no tenía el tiro de tres puntos, carecía de la agilidad de un delantero pequeño y de la fortaleza de uno grande, y que probablemente se perdería en la inmensidad de la NBA, ahora tiene los reflectores encima.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*