El Juego de Estrellas de la NBA se ha convertido en un chiste.

En años recientes, el evento, que siempre lo cogió suave en la rama competitiva, ha ido empeorando en nivel de intensidad hasta terminar en la falacia del pasado año donde Anthony Davis rompió el récord de anotación en un partido de estrellas con 52 puntos, rompiendo el de Wilt Chamberlain, jugando contra una mala defensa nunca antes vista.

Lo crítico de la situación ha llevado a la liga a tomar una drástica transformación en el proceso de selección para darle sabor al evento.

Los fanáticos seguirán escogiendo los cinco titulares en ambas conferencias con votación por internet. El resto de las escuadras serán escogidas por los dirigentes de cada conferencia en lo que ha sido la costumbre por muchos años.

El cambio viene en cómo se dividirán los equipos. Luego que estén escogidos los 24, los dos jugadores con más votos en cada conferencia — hasta ahora la proyección tiene a LeBron James en el Este y Steph Curry en el Oeste — escogerán el resto de su equipo como se hace en la cancha del barrio.

Esto trajo nuevo interés en todos los renglones de la liga, desde el fanático que discute el orden hasta los analistas profesionales que proyectan cómo serán escogidos.

En un memo entregado por la liga la pasada semana, la NBA anunció que dicho draft no será televisado y que solo se anunciarán los equipos en vivo sin mencionar el orden en que estos jugadores fueron seleccionados.

Esto es un duro golpe para todos los que esperaban con anhelo un evento nunca antes visto con mucho ‘bochinche’ por el medio.

Si ya Durant está en un equipo ¿Pedirá que su equipo no seleccione a Westbrook para evitar incomodidad? ¿Cuánto se tardará LeBron en escoger a Kyrie Irving si aún está disponible? ¿Con cuál hombre grade prefiere jugar Curry entre Anthony Davis y Karl Towns? ¿Cogerá LeBron a Klay Thompson y Draymond Green para demostrar que si los tuviera abusaría de la liga?

Estas y muchas otras son preguntas que nunca serán respondidas si la liga mantiene inmutable la postura de no televisar la selección de jugadores, decisión que la misma liga acepta no es final y firme.

“Ese era todo el punto de esto, ver quién escogía a quién. La liga vive de estos temas que dominan las redes sociales y mantiene la liga dominando los medios. Esta es una de las oportunidades desperdiciadas más grandes en la liga en mucho tiempo si deciden hacerlo fuera del aire” expresó por televisión la reconocida periodista de ESPN y animadora del programa de NBA, The Jump, Rachel Nichols.

Un argumento por parte de la liga lo es que no quieren humillar a jugadores que sean seleccionados en las últimas posiciones; comentario aplastado por un miembro del Salón de la Fama que participó en siete de estos. “Por favor… esto es una liga de hombres adultos. Aunque seas último (seleccionado) aun quiere decir que estas entre los mejores 24 jugadores del mundo… esa justificación la está dando la liga, no los jugadores” dijo Tracy Mcgrady en el mismo programa.

Generaciones anteriores, con jugadores como Michael Jordan, Dominique Wilkins e Isaiah Thomas, y por encima de todos Magic Johnson, utilizaban los primeros tres periodos del clásico de mitad de temporada para hacer pases y donqueos que no intentarían en ningún otro momento en pleno juego, pero en el cuarto periodo se acababa el relajo, con los mejores jugadores apretando en la defensa para darle a la fanaticada un buen baloncesto.

En el pasado, durante la era de Shaquille O’Neal, Vince Carter y Tracy Mcgrady, se encargaron de quitarle seriedad al juego con Shaq intentando tiros de tres puntos y derogando su propio tiro libre para tirarse la bola contra el tablero para un donqueo.

Una selección televisada en vivo puede traerle un suero de sazón a un evento moribundo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*