Fuera de serie los Astros

Amparados en la ofensiva de George Springer, los Astros de Houston consiguieron el primer título de Serie Mundial en la historia de la franquicia con un triunfo de 5-1 el miércoles sobre los Dodgers de Los Angeles en el partido de campeonato.

Springer, de raíces puertorriqueñas, fue seleccionado el Jugador Más Valioso al promediar .379, con cinco cuadrangulares, tres dobles y siete carreras impulsadas.

Precisamente, Springer abrió el juego con un doblete por la línea de tercera contra el iniciador de los Dodgers, Yu Darvish, quien nuevamente salió de juego antes de completar dos entradas (tres hits, cinco carreras). Anotó momentos después por un error en el tiro del inicialista Cody Bellinger en batazo de Alex Bregman. Este llegó al plato luego por una roleta en el cuadro de José Altuve para una rápida delantera de 2-0.

Un jonrón con uno a bordo de Springer, su quinto de la serie, coronó una segunda entrada de tres anotaciones que resultaron suficientes.

Los lanzadores de los Dodgers no permitieron más libertades a los Astros, y eso incluyó una actuación de cuatro entradas en blanco en labor de relevo de su as Clayton Kershaw.

En la sexta, los Dodgers dieron señales de vida al marcar una vuelta, combinando sencillo de Joc Pederson, boleto a Logan Forsythe y sencillo impulsador del emergente Andre Ethier.

Lance McCullers Jr. inició en la lomita por Houston, y aunque nunca contó con el dominio de sus lanzamientos, pudo salir de atolladeros en las dos entradas y un tercio en las que trabajó. Fue relevado por Brad Peacock, y a este le siguieron Francisco Liriano, Chris Devenski y Charlie Morton.

Por los Astros, Carlos Correa se fue de 4-1, y terminó la serie con promedio de .276. Carlos Beltrán no jugó, pero se agenció el primer campeonato de Serie Mundial de su brillante carrera de 20 temporadas.

Por los Dodgers, Kike Hernández recibió un pelotazo como emergente, y bateó para .231.

Una Serie Mundial para recordar:

Springer: con cinco jonrones empata el récord de más vuelacercas en una Serie Mundial con cinco, con Chase Utley y Reggie Jackson.

Brandon Morrow: relevó en la segunda entrada, convirtiéndose en el segundo lanzador en la historia que trabaja en todos los siete juegos de una Serie Mundial. El otro fue Darold Knowles, de Oakland, en 1973.

McCullers Jr.: propinó cuatro bolazos, para implantar una marca de estos clásicos.

Cody Bellinger: se ponchó 17 veces en la serie, una nueva marca. Seis fueron consecutivos.

 

 

Total
3
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*