De camino el Babe Ruth japonés

El béisbol de Grandes Ligas está muy cerca de recibir al próximo Babe Ruth.

Vamos, no necesariamente porque bateará 714 cuadrangulares o ganará 94 juegos, pero sí porque podría hacer un poco de las dos cosas. Y nadie sabe cuánto.

Uno de los principales problemas no tan dulzones que pudiera enfrentar el equipo que desee firmar al fenómeno japonés Shohei Otani es que el muchachón de 6-4 y 23 años desea presentarse a la pelota de Estados Unidos igualmente como bateador y lanzador.

El portal especializado en deportes Bleacher Report cita a un cazatalentos no identificado diciendo que Otani pondría como condición para su firma que se le garantice que además de lanzar bolas a 102 millas por hora, se le permita también mover el madero.

Así que la situación pudiera ser ver a Otani, digamos, lanzar una noche y luego figurando como quinto o sexto bate en algunos de los siguientes partidos de su equipo.

Es posible, opina Manny Acta, el exdirigente de los Indios de Cleveland y los Nacionales de Washington, quien actuará en la temporada de 2018 como el coach del banco de los Marineros de Seattle.

“Es súper talentoso y lo puede hacer. Obviamente sería ideal en un equipo de Liga Americana, ya que así podría ser DH (bateador designado), especialmente los dos siguientes días después de lanzar”, dijo Acta a The Gondol.

El actual gerente general de las Aguilas Cibaeñas del torneo invernal dominicano duda que los equipos interesados descarten al portentoso jugador solo porque aspira a tener oportunidades a la ofensiva, especialmente porque es considerado un lanzador de gran potencial, que además de su recta del demonio posee un slider duro y un devastador splitter, según los escuchas.

“La receptividad de los equipos es directamente proporcional al talento en cuestión. Y por este jugador entrarán en todas”, anticipó.

Otani ya dio los primeros pasos en firme para trasladarse a los Estados Unidos al hacerse de los servicios de una compañía que lo represente, en este caso CAA, y según se ha informado, está dispuesto a tirar por la borda decenas de millones de dólares con tal de acelerar su inminente incursión en la pelota de Grandes Ligas.

De acuerdo con las vigentes reglas de MLB para las contrataciones internacionales, Otani no podría lograr un pacto multimillonario de gran alcance, como los que consiguieron, por ejemplo, Yu Darvish y Masahiro Tanaka, porque tiene menos de 25 años.

Además, se espera que el equipo que finalmente lo contrate tenga que desembolsarle a su equipo de Japón, los Hokkaido Nippon-Ham Fighters, la nada graciosa cifra de $20 millones.

Los equipos, igualmente, tendrán que regirse por el tope que limita la cantidad de dinero que pueden invertir en la firma de jugadores internacionales, por lo que actualmente las organizaciones que mejor oferta económica le pueden hacer a la sensación japonesa son los Vigilantes de Texas ($3.5 millones), los Yankees de Nueva York ($3.25) y los Mellizos de Minnesota ($3.24).

Otani es el vigente Jugador Más Valioso del campeonato japonés, y como lanzador este año presenta marca de 3-2 y un promedio de efectividad de 3.20, limitado por lastimaduras en un muslo y los tobillos. Como bateador, promedia .332 en 65 juegos, con ocho jonrones y 16 dobles.

De finalmente concretarse su pase al béisbol de Grandes Ligas, resultará interesante ver el funcionamiento del experimento, según Acta, especialmente durante la pretemporada.

“Se trabajaría en un plan específico para eso en el spring training, y va a ser un reto. Pero después de comenzar la temporada puede cumplir con las rutinas fácilmente. El (equipo) que pague por él trazará un happy medium. Será un caso especial, y llegarán a un acuerdo porque es un talento difícil de encontrar”.

 

Total
50
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*