La Conferencia del Oeste se proyecta como el Niágara en bicicleta para todo aquel que sueñe con la luces de la postemporada. Al menos 12 de los 15 equipos de la conferencia poseen serias aspiraciones a los playoffs. Todos de ellos serían, indiscutiblemente, equipos de postemporada en la conferencia del Este y muchos de ellos entre los mejores cuatro.

Analicemos en esta ocasión la división del suroeste, donde Houston tendrá una de las mejores y más efectivas ofensivas en la historia de la liga y Greg Popovich siempre tiene una carta bajo la manga para arruinar el libreto de equipos más glamorosos.

 

San Antonio Spurs:

El intelecto y temple de Popovich ha establecido una cultura en la franquicia que va más allá del baloncesto, convirtiendo el equipo en una familia extendida que incluye exjugadores que visitan prácticas continuamente. Con el lema de ir tras jugadores que ya “no se enfocan en sí mismos”, los Spurs mantienen un estándar de excelencia nunca antes visto en la liga. Interesante la adquisición de Rudy Gay este verano quien, de estar saludable viniendo de una seria lesión en el tendón de Aquiles, les permite jugar small-ball, pero le despoja minutos a jugadores establecidos como Paul Gasol y Lamarcus Aldridge. El envejecimiento de dos de sus pilares en Parker y Ginobili los deja cortos en talento para enfrentarse a la superpotencia de Golden State. La presencia de Pop y Kawhi Leonard, que calladito, como su personalidad, se ha convertido en uno de los jugadores más dominantes en ambos lados de la cancha, los guiará a más de 50 victorias durante la temporada regular y un posible rematch en las finales del Oeste contra los Warriors, donde nuevamente serán enviados a vacacionar.

 

Houston Rockets:

Una de las mejores ofensivas en la historia, capitaneadas por el genio en ese lado de la cancha Mike Dantoni, acaba de recibir una inyección de vigor con la adquisición de uno de los más destacados armadores de la historia en Chris Paul. Tras recrear un facsímil razonable durante la pasada temporada con Harden de lo que fue la máquina ofensiva de los 7 seconds or less Suns de Steve Nash, los Rockets apostarán a anotar más que cualquiera de camino al tope en la temporada entrante. El trasfondo de Harden de desaparecer en los momentos importantes, como ha hecho en repetidas ocasiones en la postemporada, pasa a un segundo plano con la presencia de CP3, quien tomará la batuta cuando sea necesario. La obtención de P.J. Tucker y Luc Richard Mbah a Moute les da versatilidad en el lado defensivo de la cancha, donde ya cuentan con un protector de pintura en Clint Capela. Como todo análisis de la temporada, se incluye la premisa “aún no podrán con Golden State”, pero de ocurrir alguna lesión o evento que descarrile a los campeones, Houston cuenta con el arsenal para robarse la sortija.

 

Memphis Grizzlies:

Otro equipo que ha cultivado una gran cultura ganadora liderados por sus caciques Marc Gasol y Mike Conley. Cuentan con uno de los mejores y más pasionales dirigentes jóvenes en la liga en David Fizdale. Las lesiones no le han quitado el guante de la cara por varios años a los Grizzlies, incluyendo la pasada temporada cuando su gran adquisición, Chandler Parsons, sudó la camisa por solo 34 partidos. Su magnífica defensa y sus dos pilares los llevarán a la postemporada de contar con buena salud. Take that for data…

 

New Orleans Pelicans:

La estrategia de nadar contra la corriente puede ser un palo o un fracaso colosal para los Pelicans. En una era dominada por el small ball, la habilidad de abrir la cancha con el tiro a larga distancia y la versatilidad para switchear en la defensa, los Pelicans irán al campo de batalla con dos gigantes que sudan talento en Anthony Davis y Boogie Cousins pero que demuestran su mayor habilidad en o cerca de la pintura. El resto del equipo, con excepción del armador Jrue Holiday, escasea en talento, diversidad y tiro a larga distancia para competir en el Oeste en sus altos niveles. La amenaza de la despedida de Cousins, entrando en su último año de contrato con presunto poco interés de mantenerse en el equipo, podría guiar a los Pelícanos a un gran cambio durante la temporada. Han sido ya varios los años de mala administración en New Orleans, rodeados de bochinches en las altas esferas de la franquicia. Ya ha comenzado a sonar el nombre de Davis entre los rumores de cambios. Si no sale de esa situación con prontitud podría desperdiciar varios años de su carrera.

 

Dallas:

Esta temporada será una llena de sentimiento por la gira de despedida de uno de los grandes del deporte en Dirk Nowitzki, quien jugará su temporada número 20 cerrando una de las más impresionantes carreras que se han visto. El fin dará paso al desarrollo de un nuevo núcleo que incluye a Harrison Barnes, Seth Curry, Nerlens Noel y el explosivo novato armador Dennis Smith Jr. Mientras la salud le permita a veteranos como Dirk, el boricua J.J. Barea y Wes Matthews jugar gran porción de la temporada y Rick Carlisle, uno de los mejores y más subestimados dirigentes en la historia, siga al mando del equipo, los Mavs pueden hacer más ruido de lo que se espera con su conocimiento para robarse juegos durante la temporada regular.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*