De todos los cautivadores debates que se podrían dar de cara a la temporada, hay uno que ha sido borrado de la agenda y es el de cuál conferencia es mejor o posee más talento.

Con cuatro miembros del equipo que compitió en el pasado Juego de Estrellas (Jimmy Butler a Minnesota, Paul George y Carmelo Anthony a OKC y Paul Millsap a Denver), y otro puñado de buenos jugadores de reparto, (Jeff Teague y P.J. Tucker, entre muchos), empacando sus maletas a equipos del Oeste, el Este se ha convertido en las pequeñas ligas, con cuatro o cinco equipos respetados en la Conferencia a diferencia de 10 u 11 del West, y solo un verdadero contendor al campeonato.

Esta es, sin duda alguna, la desigualdad más grande en nivel de talento entre una conferencia y otra de todos los tiempos. Eso les da una gran ventaja a equipos como Cleveland, Boston y Washington a no solo descansar jugadores durante la temporada regular, sabiendo que aun así entrará a la postemporada, sino que convierte en un paseo esas primeras rondas de los playoffs.

Echemos un vistazo a cómo se desempeñará la Conferencia del Este, comenzando por la División Central, donde aún se encuentra el mejor jugador del mundo.

Cleveland Cavaliers:

El estándar para medir éxito varía grandemente dependiendo de la escuadra. En el caso de Cleveland, es campeonato o nada. Tarea difícil cuando su mayor rival es tal vez el mejor equipo de todos los tiempos. Tras el cambio de Kyrie Irving, los tres veces campeones de la conferencia parecen estar mejor posicionados para combatir la dinastía Curry, si y solo si, Isaiah Thomas regresa completamente saludable de una seria lesión de cadera. La adquisición de Joe Crowder, proveniente del cambio de Irving a los Celtics, les da otro versátil jugador defensivo para quitar un poco la carga a LeBron en ese lado de la cancha. Buscando lo que ahora se le conoce como switchabilty, la habilidad de cambiar de jugador a jugador en el lado defensivo sin tener un serio problema de match up, los llevó detrás de jugadores como Jeff Green, Cedi Osman y el legendario Dwayne Wade, que a pesar de no ser lo que fue en su cúspide, aún se sabe mover sin la bola y usa su veteranía para vivir en la línea de las tiradas libres. Su pésimo tiro de tres puntos, igual que el de la otra adquisición de renombre, Derrick Rose, los convierte en un ajuste incómodo junto a James, que necesita de tiradores para crear su magia en la ofensiva. La movida de Love a la posición de centro les puede ofrecer una nueva vida sacando de la pintura a los centros con su excelente tiro a larga distancia, pero se las va a ver difícil protegiendo el canasto. Del cambio con Boston, los Cavs cuentan con una alta selección del draft, una mega ficha si quisieran hacer un cambio. Los Cavs, hasta sin Isaiah, deben salir nuevamente de la conferencia del Este siempre y cuando LeBron esté saludable, pero de no haber una seria lesión en el equipo de Golden State, se mantendrá el status quo en las finales… otro campeonato para los Warriors.

Milwaukee Bucks:

Los Bucks, al igual que varios equipos del Oeste, se encuentran en la peligrosa situación de estar flotando en el medio de la liga. Sin el talento para competir contra los Cavs o Celtics en su conferencia, pero sin la esperanza de terminar con una alta selección en el draft. Aun así, todo eso se olvida cuando se ve un juego de Milwaukee gracias a la presencia de Giannis Antetokumpo, uno de los jugadores más especiales que se ha visto en la historia de la liga y con la habilidad de ser uno de los grandes del deporte. Giannis dio el salto de hacer trucos en las calles de Grecia para recolectar chavos junto a su hermano para comer, a estrella de la liga. Con la capacidad única de jugar las cinco posiciones en la cancha, Giannis es un fenómeno que lleva a los Bucks a la postemporada prácticamente por sí solo. La lesión de ACL de Jabari Parker, la segunda en la misma rodilla, podría ser un golpe mortal para el futuro de los Bucks, que contaban con él para que complemente al Greek Freak como se le conoce a Giannis. Khris Middelton es uno de los jugadores más subestimados y desconocidos por los fanáticos regulares pero apreciado por los conocedores como un excelente jugador de complemento en ambos lados de la cancha. Tanto así que se rumoró su nombre en un posible cambio de Kyrie a Milwaukee por el respeto que le tiene LeBron como jugador. Los Bucks cuentan con un superstar por buen tiempo, pero aún se encuentran escasos de talento si desean competir contra la élite de la liga.

Detroit Pistons:

Los Pistons podrían fácilmente ser el clásico equipo que implosiona durante la temporada llevando a una venta de garaje de todos sus jugadores claves. La adquisición de Avery Bradley fue una movida sabia, ya que trae gran intensidad en el lado defensivo de la cancha y un pedigrí ganador proviniendo de la franquicia de Boston. Pero entre la deplorable actitud de Reggie Jackson, la conversión a un jugador prácticamente obsoleto en el cuarto periodo de Andre Drummond por su pésima defensa en el pick and roll y su abominable porciento del tiro libre, y la poca paciencia de su entrenador/gerente general Stan Van Gundy, podrían descarrilar el año para la franquicia en Michigan.

Indiana Pacers:

La otra –y triste– cara de la moneda del terrible cambio de Paul George. El desespero, completamente innecesario, de los Pacers de salir de su estelar alero antes de una fecha autoimpuesta, dejó al equipo con el pesaroso paquete de Victor Oladipo y Domantas Sabonis en lugar de esperar una semana por la oferta de Boston, que incluía una alta selección del draft proveniente de Brooklyn. El equipo actualmente cuenta con un posible pilar en Myles Turner, un versátil centro de 6’11 con buen tiro a larga distancia y la habilidad de proteger la pintura. Aun en la demacrada Conferencia del Este, los Pacers no cuentan con el talento requerido para entrar en la postemporada, pero sí tienen piezas que podrían ser claves en equipos con altas expectativas. Si decidieran hacer una venta al pasillo de jugadores como Cory Joseph, Thaddeus Young y Bojan Bogdanovic, el equipo podría rellenar el almacén de futuros bienes en preparación para la próxima generación de Pacers.

Chicago Bulls:

No es mucho lo que se puede decir del equipo con peor proyección en la liga por parte de todo analista y de las estadísticas de avanzada. Una mala administración, comenzando por su dueño que siempre ha estado más interesado en los White Sox del MLB, de los cuales también es dueño, que en los Bulls. El combo de Gar Foreman y el ex jugador John Paxson al mando de la administración, ha dejado la escuadra carente en el renglón de talento. El cambio de Jimmy Butler, aunque tal vez una movida necesaria, dejó mucho que desear, siendo la pieza principal el séptimo turno en el draft con el que seleccionaron al Finlandés Lauri Markkanen. Este proyecta como un gran tirador a larga distancia, utilizando sus 7 pies de estatura para levantarse por encima de la defensa, pero el joven necesita de buenos armadores para producir en el lado ofensivo y Chicago cuenta con la peor colección de point guards en la liga. Nikola Mirotic, firmado por dos años y 27 millones, puede ser una pieza de cambio para un equipo buscando tiradores en la posición de power foward. Va a ser una larga y tediosa temporada en la ciudad de los vientos, pero que culminará con una alta selección en el próximo sorteo de novatos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*