Se apaga el vozarrón de Felo Ramírez

La voz inconfundible de Felo Ramírez, sinónimo de béisbol para varias generaciones de fanáticos de ese deporte en Puerto Rico, se apagó para siempre este lunes cuando el legendario narrador cubano falleció en Miami a la edad de 94 años.

Nacido en Bayamo, Felo comenzó a destacarse como narrador de béisbol en su país natal, pero fue después de salir al exilio en 1961 que se consolidó como una figura cimera de la narración deportiva latinoamericana.

Vivió por muchos años en Puerto Rico, donde narraba todas las temporadas en la liga invernal y las transmisiones de Grandes Ligas por radio y televisión, además de narrar, según su propio calculo, 32 series mundiales y 40 series del Caribe.

Luego, durante décadas, también narró en la Liga de Venezuela, asociándosele con los Navegantes de Magallanes.

Desde 1993, fue el narrador oficial en español de los Marlins de Florida (ahora Marlins de Miami), y todavía trabajaba en esa capacidad cuando, el 26 de abril, se cayó y golpeó la cabeza al apearse de la guagua del equipo en Filadelfia y había estado hospitalizado desde entonces.

En 2001 recibió el premio Ford C. Frick, el más alto galardón concedido a los narradores de béisbol por el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown y, en 2012, recibió otro homenaje trascendental cuando se bautizó con su nombre la calle que conduce al Marlins Park, inaugurado para la temporada de ese año.

En 2011 también fue develada una estatua suya en el Museo del Deporte de Guaynabo, actividad en la que estuvo presente, y luego comentaría con  su humor habitual: “Cuando hubo la ceremonia, en la que también estuvieron otros exaltados, me di cuenta de que, por suerte, mi estatua fue una de las que mejor quedó”.

Imitado por generaciones enteras de narradores de béisbol, que difícilmente podían igualar su voz de trueno, Felo acuñó numerosas frases características, incluyendo “¡y la bola… se llevó… la cerca!”, de los jonrones, y su tradicional saludo de “gentiles amigos nuestros”.

Pero muchos puertorriqueños tienen un recuerdo especial de la forma en que describió el hit 3,000 de Roberto Clemente, según él recordó en una entrevista publicada por El Nuevo Día en 2011:

“Bueno… siempre recuerdo que, después de pegar el 2,999, Roberto cayó en una mala racha tremenda. Finalmente, en el juego de la noche anterior, él conectó un roletazo por el medio que el fildeador no pudo atrapar, pero que todo el mundo creía que era un hit. Bueno, tan es así, que hasta el árbitro de primera base vino y le dio la mano a Roberto, para felicitarlo”.

“En el camerino, después del juego, Roberto no le dio importancia, y entonces nos dijo que no importaba, que al día siguiente lo daría, y que sería un hit limpio, para que no hubiera dudas”.

“Fue por eso que, cuando conectó aquel doble, yo dije eso de ‘¡Limpio, como él quería!’”.

El martes, al expandirse por las redes la noticia de su fallecimiento, los elogios y los lamentos no se hicieron esperar.

“Tristeza invade mi corazón por la partida de un gran amigo, Don Felo Ramirez”, excribió, por ejemplo, Mako Oliveras. “Su frase famosa al describir el número hit número 3,000… ‘Lo logró, lo logró’, de nuestro gran Roberto Clemente, lo hará ser recordado por siglos. Descanse en Paz”.

Por su parte, el también dirigente boricua, Torito Meléndez, escribió: “Que descanse en paz mi gran amigo. Felo se llevó la cerca por el center field”.

Los Marlins emitieron un  comunicado lamentando también la pérdida:

“La organización completa de los Marlins está sumamente entristecida por la partida de un gran amigo, el narrador miembro del Salón de la Fama e ícono de toda nuestra comunidad, Felo Ramírez”, lee el mismo.

“Desde nuestra temporada inaugural, él llevó a todos los hogares prácticamente todos los momentos mágicos de la historia de nuestra franquicia a varias generaciones de fanáticos”.

 

 

 

Total
7
Shares