Víctor Caratini sabía que en cualquier momento podría ser enviado de regreso a las ligas menores por parte de los Cachorros de Chicago.

Y así fue.

Los vigentes campeones de la Serie Mundial adquirieron al joven veterano Alex Avila procedente de los Tigres de Detroit para llenar de experiencia la posición de receptor sustituto de cara a otra posible participación en la postemporada, y, como se anticipaba, pasó a ocupar el espacio de Caratini en el roster de 25 hombres.

Lo ‘bailao’, sin embargo, no se lo quita nadie al receptor e inicialista puertorriqueño que hizo su debut en las Grandes Ligas el mes pasado.

“Yo estaba preparado, porque ya habían hablado con mi agente”, señaló Caratini a The Gondol el jueves, ya debidamente ubicado en el club Triple A de los Cachorros en Iowa.

“Se entiende que es un negocio. Ellos estaban buscando un catcher veterano para el puesto de backup. De mi parte todo fue positivo. Cogí experiencia con el equipo durante casi un mes, y aprendí mucho de todo el mundo. Ahora los planes son estar un mes en Triple A y subirme en septiembre”, apuntó.

Caratini, quien cumplirá 24 años el día 17, participó en 11 partidos con los Cachorros, incluyendo uno como inicialista en sustitución de Anthony Rizo, y en 26 turnos promedió .192, con un cuadrangular y dos dobletes.

En Chicago tuvo que lidiar con la situación típica de un novato que fue ascendido de imprevisto y no tiene una posición segura en la alineación.

“El ajuste más difícil fue el no poder jugar todos los días, que es algo que yo he hecho durante toda mi carrera. Y subir a Grandes Ligas y estar como backup, que uno sabe que va a jugar una o dos veces por semana solamente …eso fue lo más difícil que se me hizo”.

“Uno pierde el timing para batear, el ritmo de juego”, agregó el jugador coameño que fue llamado a toda prisa por el equipo grande luego del abrupto licenciamiento del venezolano Miguel Montero, quien se desempeñaba como el segundo receptor de la novena.

Caratini, sin embargo, fue parte del resurgir del equipo que estaba llamado a arrasar nuevamente con la oposición en la Liga Nacional, y que solo recientemente es que ha comenzado a exhibir las condiciones de la temporada de 2016.

‘Si te das cuenta, después del Juego de Estrellas el equipo ha sido otro, como si ese descanso le haya convenido a todo el mundo. Los Cubs están de vuelta, jugando una buena segunda mitad y todo el mundo prendío con el bate. Ya se ven los resultados”.

En efecto, sin incluir la acción del jueves, Chicago lideraba la división central con una ventaja de dos juegos y medio sobre los Cerveceros de Milwaukee, al amasar un récord de 7-3 en sus pasados diez encuentros.

Caratini pronosticó que, cuando regrese al equipo en menos de un mes, sus Cachorros todavía estarán en la azotea.

“No tengo ninguna duda de que van a ganar la división”, aseguró.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*