La segunda semana de julio trajo consigo una calma que no se siente desde el comienzo de la postemporada en la NBA. Los playoffs, la final, el sorteo de novatos y el arranque de la agencia libre han mantenido a los equipos en alerta roja por los pasados dos meses.

Gigantescas movidas, como las de Paul George y Jimmy Butler, mantuvieron al resto de la liga atenta y en continuo ajuste para poder competir inmediatamente con las escuadras más destacadas, o restructurar los planes con visiones a largo plazo.

Con la mayoría de las fichas colosales en su lugar, es hora de echarles un vistazo a dos de los pocos verdaderos retadores de los Warriors: los Cavaliers de Cleveland, quienes se han colgado en sus movidas y ven a los campeones alejarse cada vez más, y la salida de LeBron se convierte cada vez más viable, y los Rockets de Houston, que han apostado a una dominante ofensiva para poder combatir.

Cavaliers:

Los planes a corto y a largo plazos de cada franquicia dependen completamente de su posición jerárquica en la liga. Si eres los Suns o Magic, tanqueas para tener una mejor posición en el próximo draft, ya que es imposible que seas retador para una posición entre los ocho de cada conferencia en la postemporada. Si eres los Spurs o Celtics, las movidas van dirigidas a mantenerte luchando contra los amos de la conferencia.

En Cleveland, los mejores, y tal vez únicos con la capacidad de retar a los Warriors, gracias a la presencia de uno de los mejores de todos los tiempos, se quedaron de brazos cruzados mientras el resto de los desafiantes tiraban swing de home run.

La salida del reconocido y queridísimo gerente general de la franquicia, David Griffin, por las actitudes mezquinas del dueño del equipo Dan Gilbert, trajeron una nube negra a la franquicia.

Sus únicas adquisiciones de renombre lo fueron el armador español José Calderón, que dejó sus mejores años atrás y no aporta nada en el lado defensivo de la cancha, que tanta falta les hace a los Cavs ante el dominio de Golden State, y el alero Jeff Green. Cleveland se convierte en el sexto equipo en tener falsas esperanzas en el talentoso Green. Jugador de grandes destrezas físicas y baloncelísticas, que lo llevaron a ser el quinto pick en el draft del 2007, pero que escasea de agallas e intensidad.

La que se podría considerar como su mejor movida del verano fue la firma del turco de 22 años y 6’8 de estatura Cedi Osman. Su energía e intensidad en el lado defensivo de la cancha lo han convertido en una de las estrellas jóvenes del baloncesto europeo, y rellena una masiva necesidad de los Cavs. A la misma vez es sumamente difícil contar con mucha aportación de un novato joven en los grandes escenarios en los que se enfrentan los Cavs y Warriors.

Las repercusiones de las malas movidas este verano son las que ponen a los Cavaliers como el peor equipo en lo que a sus movidas respecta. La salida de LeBron James en el verano del 2018 es cada vez más palpable. Con un equipo sin rumbo, que no juega ni para 500 cuando LeBron no está en cancha, y con un dueño que anteriormente insultó de la manera más baja a su superestrella, la cosa no pinta bien en Ohio.

Houston:

Vale la pena destacar que aún queda una importante movida por realizar. Estamos entrando en el mes 14 de rumores del fin de Carmelo Anthony en La Gran Manzana. Los más recientes cuchicheos lo tienen empacando para unirse a James Harden y Chris Paul en Houston para formar un nuevo big 3.

La inestabilidad en la administración de los Knicks, quienes estrenan gerente general esta semana, ha puesto una pausa en el posible cambio, pero todo parece ser una cuestión de tiempo.

Cuán efectivo sea este trío de darse el cambio aún queda por verse. Se resaltan serios cuestionamientos de cómo prevalecerán juntos en cancha tres jugadores que se distinguen por tener el balón en la mano la mayor parte del juego, sin mencionar la catástrofe defensiva que son ambos Harden y Melo.

Aun así hay que darle un aplauso a Daryl Morey. La llegada de CP3 no es para cogerla a chiste, ya que se trata de un monstruo en el lado defensivo de la cancha y con uno de los mejores temples con el balón en la mano.

La ofensiva de Houston comenzaba y terminaba con los continuos ataques de Harden. Su alta tasa de utilización (usage rate), segundo en la liga después de Westbrook durante la temporada, lo dejó sin gasolina en la segunda ronda de la postemporada, falla que los Spurs explotaron a toda capacidad para vencerlos en seis juegos.

La presencia de Paul le quita gran responsabilidad y pone en cancha a la misma vez a dos de los mejores cinco jugadores del mundo en el pick and roll. Son muchos los que se benefician con su llegada, en especial el centro Clint Capela, que se convertirá en una amenaza ‘escapándose’ hacia el canasto como lo hacía DeAndre Jordan en los Clippers. No se extrañe ver a Capela en el top 10 varias veces esta temporada.

Que quede claro que ninguna de estas movidas los convierte en favoritos en una serie contra los Warriors. De hecho aún se encuentran muy lejos aunque reciban eventualmente a Carmelo, pero es de admirar su compromiso y combatividad ante la dinastía en la bahía.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*