La configuración de un equipo campeonil de NBA es mucho más compleja de lo que parecería. No solo requiere un alto dominio del convenio colectivo y el tope salarial para poder maniobrar alrededor de los contratos de los jugadores, sino también se necesita buen ojo para el talento, la capacidad de desarrollar buena química entre los jugadores y mucha fortuna con la salud de tu equipo.

La franquicia de Filadelfia viró el libreto tradicional patas pa’ arriba en el 2013 de cómo se arma una escuadra. La contratación de Sam Hinkie, quien se convirtió en una figura de culto hasta su “renuncia” forzada por la liga en el 2016, trajo consigo una nueva manera de ver las cosas.

Hinkie, experto en la nueva era de análisis de data en el baloncesto, identificó el NBA draft como la manera más segura de crear una posible dinastía.

La ruta era relativamente sencilla en análisis, aunque pesada para los fanáticos y la NBA como corporación. Perder la mayor cantidad de juegos posibles por varios años para tener los primeros turnos de selección en años consecuentes en el sorteo de novatos. A esta estrategia se le denominó “Trust the process” (Confía en el proceso, en español).

Sus primeras movidas fueron salir de toda pieza de valor que se encontraba en el equipo por bienes futuros. El armador Jrue Holliday, viniendo de una selección al Juego de Estrellas, fue enviado a New Orleans por dos turnos en el draft. En años siguientes les empacó las maletas a buenos jugadores establecidos en la liga, como Evan Turner y Thad Young. Tampoco temió seleccionar jugadores que perderían tiempo por una razón u otra.

Joel Embiid, seleccionado con el tercer turno en el 2014, perdió sus primeras dos temporadas por diferentes razones salubristas, y Nerlens Noel no jugó su primer año en la liga tras una lesión de rodilla sufrida en su único año colegial en Kentucky.

También escogió al croata Dario Saric, sabiendo que este se quedaría dos años más jugando en Europa.

Eventualmente la liga intervino por considerar las movidas irresponsables y una falta de respeto a la fanaticada, imponiendo al veterano Jerry Colangelo, quien eventualmente trajo a su hijo Brian a correr la franquicia. Hinkie eventualmente presentó su carta de renuncia ante su obvia pérdida de poder administrativo.

Su controversial salida lo convirtió en una figura venerada entre los fanáticos en Filadelfia, naciendo durante el procedimiento la frase “Hinkie murió por tus pecados”, utilizada por los fanáticos cada vez que la nueva administración hace una movida exitosa con los bienes de Hinkie.

También se hizo una ceremonia simbólica, subiendo un banner con su rostro, como se hace con jugadores legendarios de la franquicia, durante una actividad de la fanaticada.

Aunque NO todas sus movidas fueron exitosas, como la selección de Jahlil Okafor por encima Kristaps Porzingis, o dejar pasar a Giannis Antetokounmpo dos veces en el 2013, la colección de talento y futuros bienes dejaron a los Sixers con el cimiento para convertirse en una de las mejores escuadras en los próximos años.

Con un cuarteto de talento joven que incluye a Embiid, que proyecta como una super estrella en ambos lados de la cancha de contar con buena salud, el versátil Ben Simmons, considerado de los mejores prospectos pasando el balón con sus 6’11 de estatura, el ya mencionado Saric y la primera selección en el pasado sorteo de novatos, Markelle Fultz, obtenido por la nueva administración en Philly tras un cambio con Boston utilizando las riquezas heredadas de Hinkie.

La firma del veterano francotirador J.J. Redick, por un año y $23 millones, le cae a la franquicia como anillo al dedo y proyecta a la joven escuadra como una de las favoritas en entrar a la postemporada en una debilitada conferencia del este. Su tiro a larga distancia, su veteranía y, por encima de todo, profesionalismo dentro y fuera de la cancha, complementan perfectamente las habilidades de la pubertad que se encuentra en la plantilla de la ciudad del “brotherly love”.

 

 

 

1 comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*