Andrés Santiago sabe lo que es lanzarles a bateadores de Grandes Ligas. Lo hizo en el Clásico Mundial y lo ha hecho ya en cuatro ocasiones en la Serie del Caribe y durante ocho años en la pelota invernal boricua.

Y ahora que no es precisamente un prospecto de liga mayor, se ha ido acostumbrando a servir de ‘comodín’ en la organización de los Bravos de Atlanta.

Santiago, de 27 años, ha trabajado este año en cuatro ligas diferentes, supliendo las necesidades de la organización y montándose en un avión cada vez que es necesario.

Por ejemplo, el viernes en la noche lanzó efectivamente durante cinco entradas en la filial Doble A de los Bravos en Mississippi, adonde llegó el día antes procedente del equipo de la Clase A avanzada de Florida, los Fire Frogs.

Pero exactamente una semana antes tuvo que salir al auxilio del club Gwinnett del nivel Triple A para lanzar siete entradas en cero en dos salidas (dos en la primera y cinco en la segunda), para que luego de ducharse tras una actuación sobresaliente recibir la noticia de que sería enviado de regreso a los Fire Frogs.

“Es algo retante”, dice Santiago, “porque uno no se puede estabilizar en un lugar. Pero yo lo veo de esta manera: el año pasado estaba en la Liga Independiente, tratando de volver nuevamente al béisbol organizado. Ahora no importa dónde esté me siento agradecido, sin importar el nivel. Obviamente uno como atleta aspira a estar en el máximo nivel, pero eso es algo que no puedo controlar”.

En la lomita, sin embargo, para él no existe diferencia.

“Yo siempre tengo mi mismo plan, porque no sé a quién le estoy lanzando. No es que yo esté tres días antes scouteando a los bateadores. A mí me pueden llamar para lanzar de un día para otro (y en otra liga), así que es mi fortaleza contra la del bateador”.

En total, Santiago se ha colocado este año el uniforme de cuatro equipos dentro de la organización, incluyendo el de la Clase A media (Rome), y tiene marca de 4-6 y un promedio de efectividad de 4.45. En Triple A, sin embargo, en cuatro presentaciones y 10 entradas completas, presenta balance de 2-0 y 0.00 de efectividad.

Por lo pronto, el derecho natural de Cataño que fue drafteado originalmente por los Dodgers de Los Angeles, se limitará a esperar por la próxima asignación.

Donde sea.

“No me han dicho todavía lo que van a hacer, pero no me extrañaría que me enviaran a Clase A otra vez”.

Solamente te falta un nivel este año, el de Grandes Ligas. ¿Llegará?

“Esa es la meta, pero no tengo control sobre eso”.

 

 

3 comments

  1. Nunca claudiques tus sueños, tanto tu familia como yo sabemos que estarás en el equipo grande, y en algún momento no muy lejano prenderemos la TV y te veremos lanzar como tú sabes, confía en DIOS siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*