La noche del draft en la NBA siempre se convierte en una llena de sorpresas para los fanáticos de cada equipo. Ya sea por un jugador que baja de la posición esperada, o porque un equipo hace un swing para enviarla hacia las gradas con un jugador inesperado con la esperanza de encontrar un diamante enterrado, el draft siempre deja a los fanáticos satisfechos.

Esta edición no fue diferente. Con sorpresas dentro de los primeros turnos y un cambio masivo que lleva a una estrella a cambiar de conferencia.

Aquí algunos de los momentos más importantes de la noche.

El cambio de la noche:

La mala administración parece apoderarse todos los años de varias franquicias. Chicago, que en años recientes no ha demostrado tener dominio del tope salarial ni un plan de acción, regaló a Jimmy Butler en un cambio que recibió una F en los famosos “Trade grades” de Kevin Pelton, de ESPN, a solo minutos de materializarse.

Tras negociaciones con Boston, dispuesto a incluir el tercer turno en el sorteo de novatos, y Cleveland, que puso sobre la mesa al estelar Kevin Love, el magnífico alero lucirá los colores de los Timberwolves de Minnesota.

Reciben a cambio a Kris Dunn, quien a pesar de ser la quinta selección en el draft del 2016, tuvo una pésima actuación durante la temporada y no demuestra tener mucho potencial en el lado ofensivo de la cancha; Zach Lavine, cuyo juego depende de su habilidad atlética, la cual se puede ver seriamente afectada tras la ruptura del ACL en su rodilla izquierda, y el séptimo turno, el que utilizaron en Lauri Markkanen.

El joven Finlandés de siete pies de estatura posee un potente tiro a larga distancia que lo hubiese convertido en el perfecto complemento del dominicano Karl Towns en Minnesota, pero muchos analistas cuestionan su potencial de ser estrella, lo cual necesitaría Chicago si va a comenzar desde cero.

Dennis Smith Jr. presentaba una mejor opción. Si esto fuera poco, Chicago incluyó su selección, número 16, lo que no era necesario para completar el traspaso. Pésima noche para los Bulls.

Se montan para el futuro los Sixers:

Aunque el camino a la victoria en el baloncesto comienza con talento, los conceptos de química y complemento son tal vez más importantes que en cualquier otro deporte. Es aquí que entra el romance perfecto entre Markelle Fultz, la primera selección del draft tras un cambio con Boston, y Philly.

Sus habilidades en la cancha complementan perfectamente las de Joel Embiid y Ben Simmons, los dos pilares de la franquicia. Si esto fuera poco, la debilidad que más resaltaba de su juego es la de su identidad pasiva, la que se evidencia incluso cuando es entrevistado, pero con personalidades tan distintivas como la de Embiid, que siempre parece ser el alma de la fiesta, y Simmons con su fama de Diva, Fultz cae perfectamente.

Añádele a Dario Saric y Timothe luwawu-Cabarrot y los Sixers se posicionan como el equipo del futuro.

La familia Ball llega a Hollywood:

En lo que parece ser el libreto de un reality show, Lonzo Ball, junto a su padre, el bocón Lavar, llegan a los Lakers como la primera pieza de un nuevo comienzo en LaLaLand. Su magnífica habilidad de pasar el balón puede traer un cambio cultural en el estilo de juego de los Lakers, que por los pasados cinco años se basó en darle la bola a Kobe y dejarlo ser la estrella de su propio espectáculo, o prácticamente dejarse ganar para tener una alta selección en el sorteo de novatos.

La llegada de Lonzo puede ser el primer gran paso para el regreso del Showtime.

Boston se queda en la tercera posición y refuerza su ofensiva:

“A veces se necesita un jugador que te asegure dos puntos en un momento importante”. Esas fueron las palabras del animador de ESPN, Rece Davis, en años anteriores hablando del draft y que definen perfectamente la selección de Jayson Tatum por parte de los Celtics ante una ola de rumores de cambios.

El alero de la Universidad de Duke sobresale por su habilidad de anotar en el juego uno contra uno que tanta falta le hacía a Boston en los minutos finales en la pasada temporada, cuando la ofensiva era Isaiah Thomas contra el mundo.

Los Soles se quedan con las ganas de Porzingis:

Tras un dominio de los círculos noticiosos por 24 horas, de un posible cambio de la futura superestrella de los Knicks, Kristaps Porzingis, a los Suns, la noche vino y se fue sin mucha fanfarria. Una buena selección del alero Josh Jackson, una maquina defensiva con mucha versatilidad en ambos lados de la cancha, convierte la noche en una exitosa para los Suns a pesar de irse sin su deseo mayor.

Sacramento consigue su armador del futuro:

Para un equipo que ha tenido serios problemas atrayendo agentes libres o buenos prospectos por muchos años, tuvo que haber sido una grata sorpresa escuchar que el estelar armador de la Universidad de Kentucky, De’aaron Fox, estaba más que entusiasmado en unirse a la escuadra de los Kings. Su velocidad e intensidad defensiva son buenos complementos para la juventud que yace en Sacramento.

Swing de home run en Disney:

El Nuevo gerente general de los Magic de Orlando, John Hammond, se distinguió en sus años con la franquicia de Milwaukee por enfocarse en potencial por encima de producción a la hora de seleccionar talentos en el draft.

Esto lo llevó a dar el grand slam de la década al seleccionar al griego Giannis Antetokounmpo con el turno 15 en el sorteo del 2013.

Hammond intenta repetir la fórmula con Jonathan Isaac. Un versátil jugador con todas las herramientas de ser una estrella en el baloncesto moderno de desarrollarse de la manera correcta.

Le cae en la falda una posible estrella a Dallas:

El armador Dennis Smith Jr., considerado por muchos como uno de los tres jugadores con más capacidad de superestrella, le cayó del cielo a los Mavs de Rick Carlisle, que aprovecharon el desenfoque de algunos turnos anteriores (Phill Jackson en Nueva York y John Paxson en Chicago), para seleccionar a Smith, que de aprender a controlar el tempo podría ser la próxima estrella en Texas.

 

 

2 comments

  1. Muy buen análisis del draft. Para mí los ganadores de la noche fueron los Sacramento Kings. De’Aaron Fox es uno de mis jugadores favoritos del draft, Justin Jackson, Frank Mason y cambiar el pick 10 por el 15 y 20 para escoger a Harry Giles es un riesgo que dará de que hablar en el futuro. Stay tuned.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*