“Si LeBron se va el año que viene, no quiero escuchar a nadie criticándolo”.

Esas fueron las palabras del reconocido contribuidor de Sports Illustrated y el sitio de internet Real GM, Danny Leroux, en su podcast de Real GM Radio.

“Eso fue algo que no sonó mucho la vez anterior cuando LeBron decidió irse, pero todos en la liga saben que trabajar con Dan Gilbert (dueño de los Cavaliers) es bien difícil” concluyó.

Ese parece ser el sentir universal tras la noticia de la salida de David Griffin, gerente general de los tres veces campeones de la Conferencia del Este, Cavaliers de Cleveland, por una disputa monetaria.

Las repercusiones de la movida podrían cambiar el balance de la liga en el próximo año.

“El acabó con la maldición. No solo del equipo, sino de la ciudad completa”, expresó el canastero Richard Jefferson refiriéndose al campeonato logrado por la escuadra creada por Griffin, y quien tras 16 temporadas en la liga ha visto de todo y aun así quedó en “shock” con la noticia.

No es la primera vez que el dueño de los Cavs domina los titulares de manera negativa. Tras la salida de James hace siete años, publicó una carta criticando su movida en la página oficial de los Cavs, la que fue tildada de racista y clasista con tono de amo de esclavos, por una buena cantidad de expertos deportivos y de los campos de sociología y economía.

En esta ocasión la salida de Griffin viene tras el fin de su contrato y la negación de Gilbert a pagarle lo que vale en el mercado. Más fría aun es la movida en este momento, ya que equipos como Orlando y Milwaukee, en búsqueda de gerentes generales, estaban interesados y dispuestos a pagar lo que pidiera por llevarse al talentoso administrador a su ciudad. La salida se da luego de contrataciones en ambos equipos.

Es ante esta polémica situación que los Cavs enfrentan las semanas más difíciles del año desde una perspectiva administrativa, con la celebración del draft de novatos y el desarrollo de la agencia libre.

Rumores de posibles cambios que involucran a Paul George, de Indiana, y Jimmy Butler, de Chicago, han quedado estancados, ya que el negociante mayor quedó fuera de la franquicia y los contrincantes no saben a quién dirigirse.

A solo horas de la noticia, el portal deportivo Bleacher Report informó que jugadores de los Cavs contactaron a Butler para indicarle que se mantenga lejos de Cleveland por la situación volátil en la que se encuentra.

Por su parte, James dejó saber el mal sabor que la decisión deja en su boca en las redes sociales al declarar: “Si nadie te aprecia Griff, yo sí, y espero que también la gente de Cleveland! Gracias por lo que hiciste por el equipo por tres años! Conseguimos un campeonato.”

Todo esto ha echado leña al fuego sobre la posible salida de James, que cumplió su promesa de traer el primer campeonato en 52 años al estado que lo vio nacer.

Existen fuertes rumores de un año más y despedida por no querer tener que tratar más con uno de los peores dueños en la liga.

El portal www.cbssports.com informó que Kyrie Irving forzaría un cambio del equipo de darse la partida de James.

Luego de la trastada histórica después de la salida de James y el retorno triunfal del King, este caprichoso dueño ha llevado a los Cavs al borde del precipicio sin ninguna necesidad.

“El dueño de los Cavs, Dan Gilbert, tuvo una oportunidad de tener redención…y luego la desperdició”, comentó Ryan Russillo, de ESPN.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*