Imponente Cabrera en la Doble A

A la edad de 35 años y en su debut en la pelota Doble A, el derecho Fernando Cabrera, quien toda su vida había sido un taponero de contundente bola rápida, se encontró a sí mismo como lanzador abridor.

Durante la temporada regular, con los Toritos de Cayey, su récord fue de 3-0 con 0.00 de efectividad. Y en la recién concluida serie final de la Sección Central, contra los imponentes campeones Bravos de Cidra, que no perdían el cetro seccional desde 2004, estuvo más imponente todavía: un récord de 3-0, con tres juegos completos, incluyendo, el sábado, la victoria 3-1 en el parque Pedro Montañez de Cayey que eliminó a los campeones de la Doble A en el sexto juego de la final y envió a los Toritos al Carnaval de Campeones.

“Cidra es un equipo muy poderoso, acostumbrado a ganar, y la verdad es que me hizo trabajar mucho en este juego, en especial en las primeras tres entradas”, dijo Cabrera, quien permitió la única carrera cidreña en la primera entrada.

“Obviamente, esta era como la quinta vez que ellos me habían visto en esta temporada y estuvieron haciendo sus ajustes, pero uno es un veterano y también hace sus ajustes”, agregó. “Yo sabía que ellos los que estaban tratando de hacer era aumentar mi ‘pitch count’ temprano para llegar hasta nuestro ‘bullpen’, pero por suerte yo pude tener algunos ‘innings’ rápidos después de los primeros”.

“No es que no confíe en nuestro ‘bullpen’, porque no se trata de algo individual, pero yo sabía que Cidra era un equipo que pone mucha presión y que yo, con mi veteranía, era quien mejor iba a poder bregar con la presión de ellos”.

En total, Cabrera tiró en tres sábados consecutivos, las tres veces en Cayey, ganando 4-0 y 6-2 los primeros dos encuentros.

En el segundo, según se indicó, hubo 4,090 fanáticos pagando en el Pedro Montañez, implantando un récord de la Doble A para esta temporada.

El mismo se quebró el sábado cuando más de 4,600 fanáticos compraron boletos.

“Cayey siempre ha tenido una gran fanaticada”, dijo el toabajeño que lanzó en las Mayores entre 2004 y 2010 con Cleveland, Baltimore y Boston y consistentemente ha sobresalido en la liga invernal, donde este año jugó con los Tiburones de Aguadilla y terminó acompañando como refuerzo a los Criollos de Caguas cuando estos ganaron la Serie del Caribe.

“Uno puede sentir la adrenalina del público, cómo ellos se están gozando el juego”, dijo.

“Igual que todos los equipos de Puerto Rico, la expectativa era porque estábamos jugando con Cidra, un equipo que ha ganado tantos campeonatos y que tantas veces ha estado al borde de la eliminación y ha sabido recuperarse, venir de atrás y ganar el campeonato otra vez”.

“Pero aunque en la temporada regular nosotros tuvimos marca de 2-3 contra ellos, el equipo cogió confianza porque vinimos de atrás en algunos juegos y vimos que podíamos jugarles de tú a tú”, agregó.

Aunque toda su vida fue relevista desde que los Indios le recomendaron que asumiera ese rol para subir más rápidamente en la organización a principios de la década pasada, Cabrera, quien le propuso a los Toritos probar suerte como iniciador al firmar con el equipo esta temporada, asegura que no ha cambiado su forma de lanzar.

“Hago lo mismo: utilizo mis tres lanzamientos, o dos, dependiendo de lo que esté funcionando”, dijo. “Eso sí, también me administro mejor”.

“En la Doble A hay la ventaja de que uno tira solo una vez a la semana, aunque yo también me paso entrenando cuando no estoy lanzando”.

Ahora los Toritos deberán esperar a que se definan los siete restantes clasificados para el Carnaval de Campeones para ver quién será su rival en la serie de cuartos de final, donde las posiciones se deciden a base del récord combinado de temporada regular y postemporada y las series se parean a base del primero contra el octavo, y así sucesivamente.

“Debemos estar entre los de abajo, porque tuvimos récord de 12-8 en la regular y nos fuimos a cinco juegos en la primera serie de la postemporada y seis en la segunda, mientras que hay equipos que tenían mejor récord y que luego han barrido”, dijo. “Pero de la forma en que está jugando este equipo, creo que Cayey es un equipo muy peligroso ahora mismo”.

 

 

Total
9
Shares