Otra gran oportunidad para Wonder Boy

Ryan García es un joven y talentoso peleador californiano de ascendencia mexicana que, además, posee una gran sonrisa y destila carisma por cada uno de sus poros.

Apenas con 20 años de edad, ya ha amasado un récord de 17-0 y 14 nocauts y se considera una de las grandes promesas del boxeo de Estados Unidos, hasta el grado de que en 2017 Dan Rafael, de ESPN.com, lo eligió como su Prospecto del Año.

En fin, parece una nueva edición de Oscar de la Hoya, con su enorme potencial de convertirse en una gran atracción de taquilla que trascienda incluso más allá del público que habitualmente sigue el boxeo, como tiende a reflejar el hecho de que, según se dice, ya cuenta con varios cientos de miles de seguidores en las redes sociales.

Obviamente, De la Hoya, quien es su promotor, está encantado con él.

Pero han habido indicios recientes de que la vida puede estar corriendo ya demasiado rápido para el joven peleador: en tiempos recientes, se ha enfrascado en una cruenta guerra verbal con Gervonta Davis —el campeón de la AMB en las 130 libras— y, días atrás, se presentó a la fiesta de cumpleaños de Floyd Mayweather, quien le hizo una oferta para que peleara con uno de sus protegidos, lo cual condujo a que De la Hoya acusara de tampering (entrometimiento indebido) al Money Man.

“Yo sé exactamente por lo que ese muchacho está pasando”, dijo días atrás el entrenador carolinense Gerardo Sánchez. “Todavía es muy joven y ya se está creyendo grande y puede tener problemas si el grupo que lo tiene no lo controla y lo mantiene bien enfocado”.

Gerardo Sánchez reconoce que su peleador tendrá una dura prueba ante García. [suministrada]

A Sánchez, claro, le gustaría que no fuera así: está preparando a José ‘Wonder Boy’ López, quien casi nunca sonríe, para pelear con él el 30 de este mes en el Fantasy Springs Casino de Indio, California, en la cartelera de la Golden Boy Promotions que será coestelarizada por la defensa de Angel ‘Tito’ Acosta, campeón minimosca de la OMB, ante el mexicano Ganigan Lٕópez.

Y él piensa que López (20-3-1 y 14), quien apenas cumplirá 25 años el próximo lunes, aunque nunca ha sido promocionado a ese nivel, también tuvo una época en la que llegó a creerse una estrella antes de tiempo, tal vez para la época en la que subía al ring con un antifaz y un traje de super héroe.

“Claro, como le pasa a muchos boxeadores jóvenes y a muchos atletas de todos los deportes”, dijo el entrenador.

López, quien comenzó su carrera en las 122 libras, ganó sus primeras 14 peleas —12 por nocaut—y era uno de los grandes prospectos de la compañía de Miguel Cotto hasta que entonces comenzó a toparse con la adversidad: primero consiguió una polémica victoria sobre el mexicano Roberto Castañeda en un combate en el que fue a la lona cuatro veces en el primer asalto; luego empató con Jósean Figueroa y a continuación sufrió su primer revés al sucumbir por decisión ante el dominicano Angel Luna en un choque a seis episodios celebrado en Nueva York en junio de 2015.

Su carrera ha seguido siendo una de altibajas desde entonces: después de apuntarse impresionantes victorias sobre Edgardo López Sasso (KO2 en 2016) y el veterano Orlando ‘El Fenómeno’ Cruz (decisión en 2017), en noviembre de 2017 perdió por la vía judicial en Oxon Hill, Maryland, una pelea que debía ganar ante Avery Sparrow, un peleador que tenía un récord 8-1 y tres nocauts.

Y en octubre del año pasado, aunque era el favorito, cayó noqueado en seis asaltos ante el veterano Jonathan Oquendo en una pelea por el cetro de la NABO de las 130 libras en la que se esperaba que el ganador consiguiera una oportunidad por el cetro de la OMB.

“No me gusta dar excusas”, dijo Sánchez. “No es que él ya no pueda hacer las 130 libras, pero para esa pelea hubo unos problemas que le impidieron hacer el peso bien al final y tuvo que sacrificarse mucho, por lo que estaba muy débil”.

Y ahora surgió la oportunidad de pelear con García, el superprospecto, en un combate que será a 10 asaltos, pero en las 135 libras.

“Es una pelea dura, fuerte, como todas las que ha tenido él”, dijo el entrenador, “y no sé si es que García es ya un 135 libras o si ellos lo están probando en ese peso”.

“Pero hay varios factores que pueden ser muy importantes para esta pelea”, agregó.

“Uno es el factor pegada”, dijo, “y otro es la estatura de ‘Wonder Boy’, que mide casi 5-10, lo mismo que él, por lo que García no va a tener esa ventaja en estatura que casi siempre ha tenido”.

“Y también está el factor de que José no tiene nada que perder”.

García, entretanto, quien  gusta de exhibir su gran velocidad de manos y sus movimientos deslumbrantes sobre el ring, no se ha mostrado tan dominante en tiempos recientes, incluyendo una victoria por decisión ante el boricua Jayson Vélez y otra por decisión mayoritaria ante el experimentado peleador mexicano Carlos Morales en su penúltima pelea en septiembre pasado.

“Es una nueva gran oportunidad para José”, finalizó Sánchez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*