Nueva arma en el arsenal de Seise

En 2013, luego de estar apenas dos años en el sistema de equipos finca de los Rockies de Colorado, Anthony Seise fue dejado en libertad a los 20 años de edad.

Después, frustrado, “no quise saber más nada del béisbol”, dijo el lanzador zurdo de 26 años de edad, nacido en Nueva York de padres puertorriqueños pero radicado desde los 10 años en Orlando.

“Pero mi padre me hablaba para que regresara y decidí hacerlo”, agregó.

Su regreso empezó en 2015 e incluyó estadías en una liga independiente y en la Liga Mexicana, y, en la pelota Doble A tiró en 2017 con Barranquitas y el año pasado estuvo con Camuy, siendo uno de los principales lanzadores del equipo con marca de 3-0 y 2.63 de efectividad en la temporada regular.

En fin, estuvo tan impresionante que fue incluido en la Selección Nacional que eventualmente ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos celebrados en Barranquilla, donde él terminó siendo el líder de efectividad del torneo (0.00), incluyendo una espectacular apertura de siete entradas sin permitir carreras contra Cuba.

Su éxito continuó cuando debutó en el béisbol invernal y tuvo una efectividad de 2.45 con los eventuales campeones Cangrejeros de Santurce, alternando como abridor y como relevista.

Pero todo eso parece haber sido la antesala para la actuación que está teniendo ahora en la Doble A con los Maceteros de Vega Alta, equipo dirigido por Jaime Muñoz  al que llegó a cambio del también lanzador zurdo Luis Xavier Ortiz.

Después de tener un mal comienzo de temporada ante Cataño, cuando permitió cuatro carreras, Seise enderezó y solo permitió un hit en 4.1 episodios contra Vega Baja en una derrota 1-0.

“Llevaba un juego perfecto hasta que me dieron ese hit en la quinta entrada”, mencionó.

El domingo pasado en Guaynabo, entretanto, también abriendo el segundo juego de la jornada, Seise tiró el primer no hit, no run de la temporada al vencer en siete entradas 4-0 a los Mets, ponchando a ocho y regalando tan solo dos bases por bolas.

Pero lo más importante de todo es que Seise parece haber encontrado el lanzamiento que puede reencarrilarle la carrera.

“La mayoría de los ponches que tuve fueron con el splitter (recta con los dedos separados)”, dijo.

Es un lanzamiento difícil de controlar, cuya efectividad radica en aparentar ser una recta hasta que se entierra súbitamente al final, y llevó al Salón de la Fama al as relevista Bruce Sutter y hoy en día usan varios lanzadores estelares, incluyendo al japonés Shohei Ohtani.

“Yo nunca la había tirado antes aquí ni con Santurce, porque no tenía confianza en ese lanzamiento”, explicó Seise. “Pero antes de esta temporada me mantuve trabajando fuerte con él”.

Sin embargo, dijo, “no lo usé en el primer juego”.

Desde que empezó a usarlo como su arma principal, no obstante, los resultados han sido magníficos: un solo hit permitido en 11.1 entradas.

¿Podría convertirse en su pasaje de regreso al béisbol organizado?

“Dios quiera”, dijo Seise, cuyo hermano menor, Chris, es un jugador del cuadro que juega para la organización de los Vigilantes de Texas en el béisbol organizado y al igual que él pertenece a los Cangrejeros en el béisbol invernal.

“Todavía nadie ha hablando conmigo”, dijo, “pero no me voy a preocupar por eso”.

“Si no pasa nada, sencillamente me voy a concentrar en seguir haciendo mi trabajo en la Doble A, como hasta ahora”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*