Llega Tito Lebrón a Grandes Ligas

“Después de estar desde 1997 dando bandazos por ahí”, dijo este jueves Héctor ‘Tito’ Lebrón, “finalmente se me hace realidad el sueño de toda la vida”.

De 41 años de edad y natural de Cataño, el sueño de Lebrón, un jardinero e inicialista que en 1997 firmó con la organización de los entonces llamados Devil Rays de Tampa Bay, fue el mismo sueño que tiene probablemente todo pelotero: llegar a Grandes Ligas.

Pero luego de concluir su carrera como jugador activo en el béisbol organizado en 2003 con la organización de los Vigilantes de Texas, y de mantenerse activo jugando en ligas independientes hasta 2007, siguió ligado al béisbol al jugar par de años en la Doble A.

También trabajó durante cuatro años como gerente general en la liga invernal, tanto con  los Gigantes de Carolina como con los Atenienses de Manatí.

Lebrón compartió en los pasados días en los campos primaverales con el lanzador boricua de la organización de los Bravos, Andrés Santiago. [suministrada]

Pero la gran relación que desarrolló con Charlie Montoyo, quien lo dirigió dos años a nivel de liga Rookie en 1997 y 1998 con la organización de Tampa Bay, probó ser más que significativa.

“Nos hicimos grandes amigos y a través de los años nos hemos mantenido en contacto”, dijo. “El llevaba muchos años dirigiendo en las Menores con Tampa Bay y yo siempre le decía ‘tú vas a dirigir’ (en Grandes Ligas), pero lo único que yo quiero es que, cuando te nombren dirigente, me lleves durante un par de semanitas contigo al spring training para tener esa experiencia en mi vida”.

Y Montoyo, quien debuta este año como dirigente de Grandes Ligas con Toronto, hizo realidad ese sueño, consiguiendo que la organización lo reclutara para asistir al coach de bateo del equipo, el nicaragüense Guillermo Martínez, y tirar en las prácticas de bateo.

“A las dos semanas yo le di las gracias y me fui a despedir de él, y Charlie me preguntó: ‘¿No te quieres quedar más tiempo?’”

A la larga, después de completar un mes con el equipo en los entrenamientos primaverales, los Azulejos lo entrevistaron, “y me dijeron que estaba sobrecalificado”.

Así, Lebrٕón terminó recibiendo —y aceptando— una oferta de la organización para quedarse toda la temporada con el equipo grande.

“Mi puesto va a ser seguir haciendo lo mismo que estaba haciendo en spring training, como asistente de Guillermo, pero también como traductor (de español)”, agregó.

“Así empezó Alex Cintrón”, dijo, recordando que este fue reclutado en 2017 como traductor de los Astros de Houston y este año está debutando como coach de bateo con el mismo equipo.

Y también recordó al exlanzador boricua Witito Martínez, quien durante muchos años estuvo en Grandes Ligas con los Expos de Montreal como lanzador de las prácticas de bateo “cuando todavía no existía esa plaza de traductor”.

“El se iba a ir cuando Vladimir Guerrero (padre, estrella de los Expos) le dijo (al estelar torpedero boricua de los Expos), José Vidro, “no dejes que ese hombre se vaya de aquí”.

Pero Lebrón no está pensando mucho ahora en todas esas magníficas oportunidades que podría tener en el futuro: él simplemente está gozándose su llegada a Grandes Ligas.

Total
9
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*