Apoyo fraternal para McJoe

Tal vez la estrecha relación que existe entre ambos no llegue al extremo de que uno sienta los golpes que le pegan al otro, pero los gemelos fajardeños McJoe y McWilliams Arroyo, a pesar de vivir distanciados, se mantienen muy unidos tanto en el boxeo como fuera de los cuadriláteros.

Y una de las tradiciones que les gusta mantener, hasta donde sea posible, es la de estar presente uno en la pelea del otro, aunque solo sea para darle apoyo.

Por eso, aunque McJoe reside desde hace más de dos años en Meriden, Connecticut, y tiene su propio equipo de trabajo, McWilliams tiene proyectado viajar esta semana a Arlington, Texas, para estar en la cartelera estelarizada por el choque entre Errol Spence, Jr. y Mikey García en la que McJoe (18-2 y ocho) verá acción enfrentándose al excampeón mundial gallo Luis ‘Panterita’ Nery (28-0 y 22), en una pelea que pudiera ser decisiva para su carrera.

“Siempre nos gusta acompañar al otro”, dijo McWilliams, quien continúa viviendo en Fajardo y entrenando con Anthony Otero, “aunque ha habido algunas peleas en las que no hemos podido acompañarnos”.

“Pero yo estuve en la pelea en que él ganó el título, que también fue en Texas”, agregó McWilliams sobre el combate celebrado en El Paso el 18 de julio de 2015, cuando McJoe venció en el décimo asalto al invicto filipino Arthur Villanueva para conquistar el vacante cetro supermosca de la FIB.

McWilliams (derecha) estará apoyando a su hermano en el importante combate de este sábado en Texas.

 

McJoe perdió ese cetro en su primera defensa, en septiembre de 2016, ante el también filipino Jerwin Ancajas, y luego ha peleado muy poco: sufrió un revés ante Rau’shee Warren en julio de 2017 y reapareció haciendo una pelea de preparación en Colombia en junio del año pasado, cuando venció por decisión mayoritaria al venezolano Sander Díaz.

Posteriormente se habló de que iba a firmar con la Miguel Cotto Promotions, al igual que su hermano, pero a la larga solo McWilliams dio ese paso.

“Yo quería que él firmara”, dijo McWilliams (18-4 y 14), el dos veces retador al cetro mosca, que debutó con la compañía de Miguel Cotto el 16 del mes pasado con un triunfo por decisión ante el californiano Carlos Maldonado en Ponce, “pero no se llegó a un acuerdo”.

“Pero siempre estamos en contacto”, agregó. “El se fue a Estados Unidos porque tiene dos nenas y su esposa quería que aprendieran inglés, y la familia siempre viene primero”.

“Pero hablamos todos los días”.

Así, McWilliams está consciente de que Nery es un rival muy duro, además de polémico: luego de ganar el cetro gallo del CMB en julio de 2017 en Japón al noquear en cuatro asaltos a Shinsuke Yamanaka, se reveló que había dado positivo a zilpaterol, un derivado del clembuterol que tanta fama alcanzara gracias a Canelo Alvarez y que, al igual que la otra sustancia, se atribuye a su presencia en la carne elaborada en México.

Eventualmente Nery le dio la revancha a Yamanaka en marzo del año pasado pero, aunque esta vez lo noqueó en dos asaltos, ya había perdido el título en la báscula al pasarse por tres libras del peso máximo de 118.

Hastiado por tanta irregularidad, según dijo, Yamanaka decidió dejar el boxeo.

“Es una pelea dura, otra perteneciente a la rivalidad entre México y Puerto Rico, pero nosotros estamos hechos para esto”, dijo McWilliams. “Nunca los hermanos Arroyo van a rechazar una pelea”.

“Yo creo que McJoe es más rápido y boxea más”, dijo, “aunque Nery, claro, es más grande y más fuerte”.

“Y son dos zurdos: es curioso, cuando pelean dos derechos nunca hay problemas, pero, cuando son dos zurdos, a veces no encajan”, comentó.

“Yo sí sé que McJoe sabe pelearle a los zurdos, y me imagino que Nery también, porque el japonés al que le ganó el título es zurdo también”.

“Pero yo sí creo que va a ser una pelea muy buena, mejor de lo que quizás alguna gente se cree porque piensa que McJoe es un 115”, dijo.

“Lo que alguna gente no sabe es que cuando él debutó McJoe peleaba en las 118 libras y hasta por encima de ese peso, y fue después que bajó a las 115”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*