Los Knicks irán tras los peces grandes

En el ahora legendario verano del 2010, los Knicks de Nueva York prácticamente vaciaron sus finanzas en preparación para una de las más jugosas agencias libres de todos los tiempos.

“Nos hemos preparado para esto. Para ir detrás del pez más grande que existe”, expresó en aquel momento el entonces dirigente de los Knicks, Mike D’Antoni haciendo referencia a un tal LeBron James.

Entre los agentes libres también estaban Dwyane Wade y Chris Bosh.

Cuando acabó el verano, los Knicks sólo tenían a Amare Stoudemire y sus cuatro operaciones de rodillas al son de $100 millones por cinco años. Amare jugó bien por seis meses antes que sus rodillas cedieran, convirtiéndose en uno de los peores contratos en la liga antes que acabara su primer año con el equipo.

“Yo sé, y con evidencia, que el plan original de LeBron y Wade era firmar en Nueva York ese verano, pero la presentación fue tan mala y se organizó todo tan mal que fueron a su plan B que era firmar con el Heat”, dijo el reconocido periodista y fundador de The Ringer, Bill Simmons en su podcast esta misma semana.

Después de esa ponchada histórica, Nueva York se prepara para un segundo turno al bate luego de la sorpresiva movida de Kristaps Porzingis a una semana de la fecha límite de cambios.

Los Knicks enviaron al unicornio a los Mavericks de Barea, junto a los malos contratos de Tim Hardaway Jr. y Courtney Lee. Entre ambos, se les debe más de $50 millones en los próximos dos años.

A cambio, los Knicks reciben al joven armador Dennis Smith Jr., turnos de primera ronda en futuros sorteos de novatos y, más importante, a Wes Matthews y el centro DeAndre Jordan, ambos con contratos que suman más de $40 millones y que expiran este mismo verano, dejando en buena posición salarial a la franquicia para nuevamente ir detrás de los peces grandes.

Ya han sido muchos los periodistas que han especulado en las pasadas 24 horas que dado el nivel de riesgo —de soltar un prospecto de 23 años y 7-3 que tira a distancia y protege la pintura, aunque su historial de lesiones es de preocuparse—, se podría concluir que los Knicks saben algo que no sabe el resto de la liga.

Sería ilegal de acuerdo al convenio colectivo que los Knicks ya hayan hablado con agentes libres en otros equipos con relación a sus planes el próximo verano, pero es una regla poco respetada en la liga.

El pez más grande del verano lo es Kevin Durant, cuya situación en Golden State se pone cada vez más tensa a pesar de la acumulación de campeonatos.

Se ha teorizado que el manejador y amigo personal de Durant, Rich Kleiman, quien creció fanático de los Knicks, puede redirigir al estelar alero hacia Nueva York y acomodarse también en un puesto gerencial dentro de la franquicia.

Durant necesita una reconstrucción de imagen luego de la movida a los Warriors que lo ha dejado con mucha gloria y no mucho crédito ante los ojos de la fanaticada.

Los Knicks son el escenario perfecto para rehacer su imagen, cargando a una legendaria franquicia a la cima más alta desde los años de Patrick Ewing.

Aparte de Durant, la lista de agentes libres este próximo verano suena como la escuadra del Juego de Estrellas, con Kawhi Leonard, Kyrie Irving, Klay Thompson, Kemba Walker, Jimmy Butler, Marc Gasol, Tobias Harris, DeMarcus Cousins, Khris Middleton, Nikola Vucevic, DeAndre Jordan, Ricky Rubio y Eric Bledsoe, entre muchos otros.

Claro está, hay una gran diferencia entre usar el espacio salarial creado con este cambio en Durant y Kyrie Irving que en Tobias Harris y Eric Bledsoe, pero por primera vez en mucho tiempo, al menos los Knicks se han posicionado para hacer un swing de jonrón, que igual que la última vez, puede terminar en un ponche, o esta vez sacarla del parque y traer gloria a la Gran Manzana.

Total
15
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*