Resoluciones de año nuevo (parte 1)

La NBA también le da la bienvenida al 2019, con una gran variedad de caminos a tomar por las diferentes franquicias. Algunos, enfocados en cómo mejorar de cara a la postemporada, y otros visitando las canchas de NCAA y Europa en búsqueda de su próximo salvador, pero todas con un plan.

Veamos cuáles deben ser las resoluciones de los equipos, comenzando con la Conferencia del Este:

Toronto Raptors

Resolución: conseguir un compromiso de Kawhi Leonard a largo plazo.

Los Raptors han sido una franquicia relativamente exitosa, en especial en años recientes, pero por primera vez en su historia, y gracias a la presencia de Kawhi, son verdaderos contendores al campeonato. Leonard entra a la agencia libre el próximo verano, con muchos analistas apuntando a mercados más glamurosos, como el de Los Ángeles, como su destino preferencial. Con una escuadra joven y en una debilitada Conferencia del Este, tal vez Toronto le ofrezca la mejor oportunidad a Kawhi de competir por el campeonato siendo la cara de la franquicia.

Milwaukee Bucks

Resolución: mantener al Greek Freak feliz.

En esta era de tanto poder en las manos de los jugadores y de movimiento continuo, las franquicias en mercados pequeños —y hay pocos más pequeños que Milwaukee en la NBA—, tienen que batear para .900 para poder mantener sus estrellas. Los Bucks actualmente tienen una escuadra competitiva alrededor de Giannis, pero con poco potencial de crecimiento en los próximos años. Está en las manos de la administración no solo competir en ese momento, sino mantener el ojo en un futuro joven y competitivo.

Milwaukee debe buscar la manera de mantener contento al Greek Freak, para que siga siendo la cara de la franquicia.

 

Indiana Pacers

Resolución: mantener la paciencia.

Los Pacers se encuentran actualmente terceros en la conferencia a pesar de que su estrella, Victor Oladipo, no ha disfrutado de la mejor salud. El equipo tiene fichas jóvenes que podrían conformar un núcleo competitivo por muchos años. Una mala movida por un veterano para llegar un chin más lejos en la postemporada podría descarrilar el plan.

Philadelphia 76ers

Resolución: mantener la paz entre sus jugadores, más dentro de la cancha que fuera.

Cuando el río suena…

Ya son demasiados los reportes de la incomodidad en el estilo de juego de sus tres estrellas y la falta de complemento en sus habilidades. Embiid no ha disimulado su molestia con su nuevo rol en la ofensiva desde la adquisición de Jimmy Butler, y la extrema ineficiencia del tiro a distancia de Ben Simmons lo convierte en un jugador negativo en la ofensiva cuando no está rodeado de tiradores a distancia. Ya se ha discutido en diferentes foros la posibilidad de un cambio en el futuro de Simmons. El equipo aún cuenta con el potencial de competir con cualquiera en la conferencia, pero necesita paz y una mejor química en cancha para llegar a donde quieren.

Boston Celtics

Resolución: conseguir a Anthony Davis en el verano.

El ruido más fuerte sobre el posible destino de Davis proviene de Hollywood, pero las mejores fichas a la hora de negociar las posee Boston. Si AD está listo para salir de New Orleans, los Celtics se deben tirar de cabeza. La posibilidad de adquirir a un jugador que en 10 años podría entrar en el debate de uno de los mejores de todos los tiempos no se debe dejar pasar.

Charlotte Hornets

Resolución: salir del purgatorio.

En la NBA, las mejores estrategias son: o se compite por el campeonato, o se compite por el primer turno en el draft. Los equipos que viven manteniéndose a flote de camino a una salida en la primera ronda de la postemporada tienden a transformarse en insignificantes, como es el caso en Charlotte. Con Kemba Walker terminando su contrato este verano, los Hornets podrían comenzar su reconstrucción desde cero si Kemba busca otros lares.

Miami Heat

Resolución: mejorar la situación salarial.

Actualmente, el Heat está gastando más de $100 millones en Hassan Whiteside, Tyler Johnson, Goran Dragic, James Johnson, Kelly Olynyk y Dion Waiters. Eso no es una rotación ganadora. El enfoque de Miami debe ser salir de esos contratos contaminantes para volver a ser jugadores en la mesa de la agencia libre, en una de las ciudades más llamativas a su favor.

Detroit Pistons

Resolución: hacer un swing the jonrón.

El cambio por Blake Griffin les complicó la situación salarial a los Pistons. Sin tener necesariamente piezas jóvenes que proyecten como estrellas, y una escuadra que no se vislumbra como mucho más que un contendor por las últimas posiciones de la postemporada, los Pistons están estancados sin mucho movimiento ni al norte ni al sur en la tabla de posiciones. Un swing de verja por una estrella disgustada con su equipo, muy probablemente con un contrato no muy favorable, podría ser el mejor camino hacia la significancia.

Orlando Magic

Resolución: buena planificación.

El Magic ha sido un desastre desde que salió de Dwight Howard en el 2012. Cambios administrativos, y por ende, de dirección, han desvirtuado varios intentos para formar una escuadra coherente. El nuevo gerente general ha sido exitoso en su rol con otras organizaciones, y tiene el talento para moldear el equipo a su gusto.

Brooklyn Nets

Resolución: manejar inteligentemente sus bienes.

Desde el terrible cambio con los Celtics que los llevó a perder varios picks entre los primeros tres turnos en los pasados años, los Nets no le deben nada a nadie. Una nueva administración, lejos de la que hizo el desastre, ha manejado la situación de crisis a perfección, dejando a los Nets con mucho espacio en el tope salarial y abundancia de fichas para cambio. 

Washington Wizards

Resolución: reconstruir la franquicia.

No hay nada nuevo que decir que no se haya dicho antes. Los Wizards son una desgracia en todas las ramas de la franquicia. El gerente general, Ernie Grunfeld, debió haber sido despedido hace una década. La decisión de añadir dos personalidades difíciles en Dwight Howard y Austin Rivers a una escuadra sobresaliente por la falta de química en el camerino, ha transcurrido como todos pensaron. Ha llegado el momento de reestructurar la franquicia, y no solo en torno a los que sudan la camisa.

Los Hawks deben hacer lo imposible por tener la oportunidad de reclamar a Zion Williamson en el próximo sorteo.

 

Atlanta Hawks

Resolución: conseguir a Zion.

Los Hawks están enfocados en el famoso tanking. Las nuevas reglas de la lotería del draft disminuyen los porcentajes de llevarse el primer pick aunque tengan el peor récord de la liga. Los Hawks parecen haber fallado malamente en su decisión de cambiar los derechos de Luka Doncic en la noche del pasado draft. La joya del próximo sorteo de novatos lo es Zion Williamson, un espectacular atleta cuyos videos han sido virales desde décimo grado y que proyecta como una versión moderna de Charles Barkley.

Chicago Bulls

Resolución: que boten al dirigente…y si es posible al presidente y gerente general también.

A menos de una semana de haber tomado las riendas del equipo de Chicago como dirigente, Jim Boylen ya ha sido objeto de una amenaza de boicot en una práctica y una posible querella con la unión de jugadores; se comparó él mismo con Greg Popovich y ha sido la burla de los medios por su estilo militarizado de dirigir, que recuerda una era a la que nadie quiere regresar. Los Bulls lo deben despedir, pero también al combo administrativo de John Paxson y Gar Forman, o GarPax como se les conoce, por su ineptitud al mando por más de una década.

New York Knicks

Resolución: que el dueño por fin venda el equipo.

Como ya es de conocimiento popular, tal vez la mayor de las ventajas a la hora de competir por un campeonato es un buen dueño, que tenga un buen plan, ponga profesionales en posiciones administrativas de importancia y esté comprometido con el bienestar de la franquicia. Ninguna de las anteriores describe a James L. Dolan, quien heredó una masiva riqueza que incluye a los Knicks, y ha contratado y defendido empleados que han sido demandados por acoso sexual; llevado la franquicia a su peor nivel y traído calamidad por más de 20 años. El ex comisionado de la NBA, David Stern, fue citado diciendo que “los Knicks no son un modelo de administración inteligente”. Por primera vez desde su llegada, en entrevista con Newsday, Dolan insinuó de la posibilidad de vender el equipo si la oferta es masiva. Para una torturada fanaticada, eso es luz al final del camino.    

Cleveland Cavaliers

Resolución: vivir en el recuerdo del campeonato.

Los Cavaliers ganaron las finales del 2016 contra un Golden State que rompió récord de victorias en la temporada regular, después de estar abajo 3 a 1 en las finales y con el juego siete en la casa de los Warriors, gracias a tener tal vez el mejor jugador de todos los tiempos. El campeonato fue el primero en la historia de la franquicia y el primero de cualquiera de los equipos profesionales de Cleveland en más de 50 años. Dos años después tienen un mal dueño, un mal gerente general y una triste escuadra. A veces no es tan malo vivir de la nostalgia del pasado.

Total
12
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*