No luzcas las tenis de tu enemigo

La NBA tiene sus reglas oficiales, y otras no oficiales pero muy respetadas por sus jugadores. Esta misma temporada hemos visto la violación de una de las no oficiales traer discordia y debate nacional, cuando Kyrie Irving tiró la bola al público luego de que Jamal Murray de los Nuggets decidiera tirar de tres puntos para llegar a los 50 en la noche en el último segundo de un juego ya decidido.

Las reglas no oficiales normalmente cubren lo que ocurre en la cancha, pero al parecer también influye en el atuendo de los jugadores.

Como se publicó en The Gondol a comienzos de temporada, que lo puede leer en detalles aquí, la NBA eliminó prácticamente todo tipo de restricciones en lo que a las tenis consta.

Esta decisión abrió las puertas para que jugadores utilicen sus tenis como tablón de expresión, dando paso a memorables calzados como las de Karl Anthony Towns en la noche de Halloween cuando modeló el arte del asesino Jason Voorhees de Friday the 13th.

Dentro de las pocas restricciones de la liga se encontraban reflectores o espejos y unos colores específicos que puedan afectar la visión.

Sin embargo, el reportero Ric Bucher, de Bleacher Report, informó de unas reglas mucho más estrictas impuestas por los mismos jugadores.

Draymond, Green de los Warriors, por ejemplo, se ha convertido en un fiscalizador de las tenis de sus compañeros, monitoreando que sean fiel a una regla no escrita que galopa por los camerinos de la liga.

El código es sencillo: puedes usar las tenis que quieras siempre y cuando no sean las tenis oficiales del contrincante de esa noche.

Eso puede ser molestoso, en especial para los que han convertido, por ejemplo, las tenis de LeBron James, en las oficiales de su carrera, que en este momento se verían obligados a cambiar de modelo cuando se enfrenten a los Lakers.

Green no es el primero en establecer ese concepto, basado más que nada en que le da una supuesta ventaja sicológica a las superestrellas contrincantes si los ven usando sus tenis.

La exestrella de los Celtics, Paul Pierce, lo estuvo haciendo no solo en su tiempo vistiendo de verde, sino en sus próximas paradas en Brooklyn, Washington y con los Clippers.

“Yo no era fanático de los jugadores que usan tenis de otros jugadores, especialmente si tuviéramos que enfrentarlos. Eso abre la puerta a que alguien como LeBron diga: “Si veo a un jugador en la cancha que tiene mis zapatos puestos, sé que ya lo tengo dominado”, expresó Pierce a la página especializada en tenis Nice Kicks.

“Cuando LeBron se retire muchos usarán sus tenis, igual que con Jordan, pero por ahora, mientras seas mi compañero de equipo, no te voy a dejar usar sus tenis cuando estés en cancha compitiendo contra él. Y no solo él, todos los que tienen sus propias tenis, que no son muchos; Durant, Curry, Paul George. Todos”, concluyó Pierce.

Chris Paul ha sido otro que trató de imponer la orden a sus compañeros, en algunos casos con poco éxito, como fue con Ryan Hollins, que prefería usar las Kobe por una cuestión puramente práctica de comodidad, pero se ponía las de CP3 durante las prácticas para evitar berrinches.

Está en las manos de cada jugador decidir qué ponerse a la hora de competir, pero sí hay que resaltar que hay algo de verdad en las palabras de Pierce. Competir con las tenis de tu contrincante puestas tal vez no sea la mejor estrategia.

Total
8
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*