Fin de la temporada para Barea

La noche del viernes trajo la peor de las noticias con el anuncio de la más temida de las lesiones para el astro boricua JJ Barea, una ruptura en el tendón de Aquiles, lo que le pone punto final a su temporada con los Mavericks de Dallas y pone incluso en peligro su carrera.

Con poco más de seis minutos restando en el partido de los Mavericks en Minnesota, Barea anotó un canasto luego de recibir un pase del novato sensación Luka Doncic, cayendo en la extensión del canasto con el armador de los Timberwolves, Jeff Teague.

Instantáneamente, Barea llevó sus manos al tendón, tratando de caminar segundos más tarde solo para terminar nuevamente en el suelo.

Un examen de imagen de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) que se le practicó al jugador el sábado reveló la magnitud de la lesión, la que le priva además de jugar con el Equipo Nacional boricua en el Mundial de China si es que finalmente se logra la clasificación el mes entrante en la ventana final.

“Esta lesión tiene variaciones dependiendo donde haya sido específicamente la rotura. Hay que esperar más información. Durante la operación se entra y en ocasiones se puede suturar, pero a veces hay que usar tornillos para sujetar el tendón del talón. Hay un periodo de inmovilización que puede tomar hasta tres meses”, expresó el Dr. José Miro, fisiatra especialista en rehabilitación a The Gondol en entrevista telefónica. 

El propio Barea dijo públicamente que será operado la semana que viene y que espera que este no sea el final de su carrera.

“Si el enfoque es regresar a cancha a ese alto nivel competitivo, puede tardar de 10 a 12 meses y asegurarse que el tendón está completamente sano”, continuó diciendo el Dr. Miró.

“De igual manera es muy probable que pierda velocidad y explosividad, ya que es el tendón más grande del cuerpo que hace que las pantorrillas puedan funcionar a nivel óptimo. Eso afecta el brinco, cómo corre y en el caso de Barea, ese first step. La edad y el tamaño de Barea no lo ayudan. No estamos hablando de un jugador de siete pies como (Demarcus) Cousins, que sufrió esa lesión hace un año siendo más joven que José Juan. La parte sicológica también es bien importante luego de esta lesiones súbitas”, concluyó.

A pesar de lo cuesta arriba del proceso que enfrenta, es difícil apostar contra Barea, quien esta misma semana llegó a los 800 juegos jugados, siendo solo el undécimo jugador en llegar a esta cifra entre canasteros que no fueron seleccionados en el sorteo de la NBA.

Barea, 34 años, estaba teniendo una de sus mejores temporadas, promediando 11 puntos, seis asistencias y tres rebotes como uno de los mejores sextos hombres en toda la liga. 

Total
27
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*