Justicias e injusticias rumbo a Cooperstown

Cada año en la votación para el Salón de la Fama del béisbol, siempre surge alguna papeleta que incluye nombres que algunos consideran inexplicables.

O incluso ningún nombre, como el caso de la papeleta de un votante que no incluyó a nadie a pesar de que podía votar por hasta 10 nombres, presumiblemente porque entendía que nadie era merecedor ese año de entrar a Cooperstown.

Este año, hasta el momento, la más renombrada ha sido la que hiciera pública Bill Madden, columnista del New York Daily News, quien emitió un voto por el dominicano Plácido Polanco, un jugador del cuadro que promedió .297 con 104 jonrones y 2,142 hits en 16 años y fue un excelente defensor tanto de la segunda base como del campo corto al jugar con San Luis, Filadelfia, Detroit y, en su última temporada, los Marlins de Miami en 2013.

Segַַún dijo Madden en una columna en la que explicó esta selección, que ha sido muy criticada, “Polanco posee todavía el récord del promedio defensivo más alto de la historia en dos posiciones distintas”, por lo que sus proezas defensivas, según él, deben impulsarlo hacia el Salón de la misma forma en que el venezolano Omar Vizquel merece una consideración.

Aunque sus argumentos no carecen de mérito, las respuestas han llovido en su contra, incluso los que opinan que su comparación con Vizquel no es válida: Vizquel ganó 11 Guantes de Oro como campo corto, señalan, y sus 2,877 hits son la tercera cantidad más alta de la historia para un campo corto, detrás de Derek Jeter y Honus Wagner, aunque promedió .272.

Polanco ganó el Guante de Oro en tres ocasiones.

Y Vizquel solo lleva recibidos el 38.4% de los votos este año.

Aparte de este caso, la mayor sorpresa, hasta ahora -y la más positiva- ha sido el alto porcentaje de votos que ha venido obteniendo el boricua Edgar Martínez, quien está en su décimo y último año de elegibilidad, y quien finalmente parece encaminado a aparecer en muchas más del 75% de las cerca de 400 papeletas que los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América emitan a más tardar el 31 de diciembre.

De hecho, Edgar había recibido 91.9% de los votos en las 82 papeletas que se habían revelado hasta este sábado, ocupando el tercer lugar en la votación detrás de Mariano Rivera (100%) y el fenecido exlanzador Roy Halladay (93%), ambos en su primer año de elegibilidad.

De mantenerse la tendencia actual, también entrarían Mike Mussina (83.7%) y Curt Schilling (75.6%).

De acuerdo a una de las proyecciones, basadas en buena medida en la identidad de los votantes que aún no han revelado sus papeletas -lo cual es voluntario- y su forma de votar en el pasado, Mariano podría terminar aproximadamente con el 99% de los votos, Halladay con el 87% y Edgar con el 82%, aunque su abanico de probabilidades se abre desde 76% hasta 88%.

Mussina también debiera entrar, con aproximadamente el 78%.

Las proyecciones sugieren que Schilling, Roger Clemens (73.3%) y Barry Bonds (72.1%), podrían quedar con 63%, 60% y 59%, respectivamente.

Pero los tres mantienen sus esperanzas: Clemens y Bonds, largamente marginados por sus vínculos con la era de los esteroides, están en su séptimo año de elegibilidad, y Schilling en su sexto.

En el caso de Clemens y Bonds, la tendencia ha sido alcista en los últimos años, por lo que no resultaría una sorpresa el que a la larga ambos entren al recinto de los inmortales.

Entretanto, Sammy Sosa otro de los supuestos niños símbolo de la era de los esteroides, no ha tenido la misma suerte y anda actualmente solo por el 9.3% en su séptimo año de elegibilidad, después de haber recibido el 7.8% el año pasado.

Un jugador que reciba menos del 5% queda fuera de la papeleta.

Y este año, un jugador que sin duda debía recibir más respaldo -Andruw Jones-434 jonrones y 10 guantes de oro como uno de los mejores jardineros centrales de todos los tiempos-, está apenas con 5.8% de los votos en su tercer año de elegibilidad.

Por otro lado, Fred McGriff, el exinicialista y toletero zurdo que amasó en su carrera números muy parecidos a los que muchos estiman que debieron enviar a Carlos Delgado al Salón, está consiguiendo apenas el 36% de los votos en su décimo y último año de elegibilidad.

McGriff promedió .282, con 493 cuadrangulares, 2,490 hits y 1,550 carreras remolcadas en su carrera, mientras que Delgado bateó .280, con 473 bambinazos, 2,038 hits y 1,512 remolcadas.

Para mí los dos deberían estar en el Salón pero, claro, yo no voto.

Total
13
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*