¿Cómo será la vida sin LeBron en Los Angeles?

En la tarde del Día de Navidad y durante el manjar navideño que ofrece la NBA, LeBron James pasó por uno de los sustos más grandes de su carrera al lastimarse su ingle izquierda en el juego contra sus archirrivales Warriors.

La transmisión televisiva captó claramente cuando James le expresó a uno de sus entrenadores que, “sentí un pop”.

Un MRI en la mañana del miércoles confirmó que la lesión no es de gravedad y solo se espera que pierda varios juegos en la próxima semana, y no más de un mes, como se temió podría ocurrir al momento de la lesión.

James fue a las redes sociales a calmar su fanaticada, declarando en Twitter: “¡Esquivé una bala! 🙏  al todopoderoso arriba! #BackInNoTime”.

James es prácticamente un robot. Un espécimen físico como han existido pocos en el deporte. Eso incluye la habilidad de mantenerse saludable contra toda probabilidad por 16 temporadas al hilo.

Cuando culmine su carrera, el Rey estará en la cima de gran parte de los récords de la historia, en gran medida por su consistencia y durabilidad.

Los Lakers, como a cualquier equipo al que le quites al mejor jugador de su alineación, y en este caso el mejor jugador de la liga, muy probablemente tengan serios contratiempos en lo que adaptan su juego a la vida sin James.

James salió del partido del martes con una dolencia en la ingle.

 

A la misma vez, la oportunidad de experimentar y ampliar los horizontes sin uno de los jugadores más dominantes en cancha puede ser positivo para la joven escuadra.

En ese mismo partido donde ocurrió la lesión, la juventud de los Laguneros le dio un saludito al mundo, teniendo un raro papel protagónico –no existente cuando se comparte cancha con James–, al dominar a los Warriors 127-101 en el más expuesto de los escenarios, contra los campeones, en su cancha, en televisión nacional, el día de Navidad.

Kyle Kuzma, quien sigue teniendo una gran y consistente temporada, aportó 19 puntos y seis rebotes. Su estilo de juego lo convierte en un complemento perfecto en la escuadra.

El centro relativamente desconocido Ivica Zubac, quien ha estado inmenso desde la salida de Javale McGee– que solo recientemente salió del hospital con una neumonía–, aportó 18 puntos, 11 rebotes y dos tapones.

De todos los adolescentes en el equipo, el juego de Brandon Ingran ha sido el más afectado con la presencia de James.

El mejor baloncesto de su carrera lo jugó a finales de la pasada temporada, cuando una lesión de Lonzo Ball lo convirtió en el principal iniciador de ofensiva en el equipo, cumpliendo las predicciones de muchos analistas del draft, que resaltaron su capacidad de generar ofensiva como la figura primordial de un equipo, como la principal habilidad cuando entraba a la NBA proveniente de la Universidad de Duke.

Una semanita sin LeBron, que está sexto en tasa de uso con 31 por ciento y por ende no tiende a ceder mucho la iniciación ofensiva, solo puede darle exposición a las habilidades de Ingram.

Como ya se ha reportado, el desarrollo de las fichas jóvenes en los Lakers es la prioridad en la franquicia, no tanto por lo que vayan a aportar vistiendo de amarillo y violeta, sino por el valor que representan en el mercado de cambios, en especial si el enfoque es conseguir la manera de traer a Anthony Davis a Hollywood.

Una semana sin James puede ser lo que el doctor recetó para aumentar el valor de los muchachitos de Los Ángeles.

Total
11
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*