Cambian los muñequitos en Golden State

Los Warriors, con una escuadra completamente saludable, jugando a su mayor capacidad y con un camerino cantando Kumbaya, son prácticamente invencibles, y se podría argumentar que le darían la batalla, o ganarían, contra cualquier equipo en la historia de la liga.

Esa situación idónea y un tanto utópica los ha guiado a ganar dos campeonatos al hilo y tres de los pasados cuatro, con la cantidad de suerte igualando la cantidad de talento. 

Este año ha sido otro cantar en todos los renglones.

Por ejemplo, en la salud:

– el estelar Stephen Curry ha perdido 11 juegos por una lesión en la ingle.

– Draymond Green ha perdido 14 con problemas en el dedo gordo del pie.

– DeMarcus Cousins aún no ha regresado de la temible operación del talón de Aquiles.

– Shaun Livingston ha perdido 10 con una lesión de cadera.

Aún no se sabe a qué nivel regrese Boogie de la operación más temida en la liga en este momento, y ya ambos Livingston y Andre Iguodala han hablado de la posibilidad de un retiro tan cercano como en este próximo verano.

El equipo ya no tiene la profundidad del pasado y la situación salarial se complica con el pago de cuatro estrellas, dos de estos —Klay Thompson y Kevin Durant— siendo agente libres al culminar la temporada.

En lo que al buen nivel de juego respecta, ambos Klay y Draymond están teniendo sus peores temporadas desde que se establecieron como estrellas en la liga.

A Thompson le está fallando su más mortal herramienta, el tiro a distancia, tirando para un .502 de porcentaje efectivo de campo (el peor de su carrera), estadística que suma los porcentajes de tiros de tres puntos, de dos, y los tiros libres, siendo el tiro de tres el peor por mucho con un bajo .333.

Draymond anda promediando unos tristes ocho puntos por juego, con .450 de porcentaje efectivo de campo, el peor desde su temporada de novato cuando promediaba solo 13 minutos por juego.

Su ineficiencia ofensiva ha creado un serio problema en ese lado de la cancha, convirtiendo la pintura en un ‘ventetú’ de defensores que le dan todo el espacio del mundo a Green para que tome el tiro a distancia.

La química del equipo ha sido la peor desde la creación de este núcleo, incluyendo la documentada suspensión de Green tras una confrontación con Durant que incluyó la ahora infame cita de Draymond a Kevin: “Eres una llorona y sabes que eres una llorona. No te necesitamos. Ganamos sin ti. Vete”.

La venidera agencia libre de Durant ha sido eje de controversia, con muchos analistas especulando que ya tiene las maletas listas, en gran parte porque en Golden State, con ese histórico trabuco, no importa lo que haga, nunca recibirá el respeto de un LeBron, ni el amor del público en Oakland que recibe Curry, al que ven como la verdadera cara del equipo. 

En talento, los Warriors siguen siendo los favoritos y de manera amplia, pero por primera vez desde que Durant firmó en la bahía, no se ve un campeonato tan inminente.

Total
34
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*