Bisbal se da una nueva oportunidad

Como aficionado, Víctor Bisbal ha sido probablemente el peso completo más exitoso que ha tenido la Isla, habiendo ganado la medalla de oro en los Centroamericanos de 2002, bronce en los Panamericanos de 2003 y representado a la Isla en los Juegos Olímpicos de 2004, celebrados en Atenas.

Como profesional, aunque tiene un récord positivo (22-3 y 16 nocauts), el salinense se 6-4 de estatura no ha tenido la misma suerte.

El 8 de marzo de 2013 se enfrentó el ruso Magomed Abdusalamov, quien era considerado entonces uno de los grandes prospectos de la división con marca de 16-0 y 16 nocauts, y Bisbal perdió en el quinto asalto.

Entonces, el 7 de marzo de 2015, peleando en el MGM Grand de Las Vegas, Bisbal cayó en el cuarto episodio ante el también ultracotizado Dominic Breazeale, quien tenía marca de 13-0 y 12 nocauts.

“Lo tumbé en el primer asalto y le contaron como 20”, recordó este lunes Bisbal. “Estaba bien mal”.

Entonces, en el cuarto asalto, “me enredé con los pies y perdí el balance y el árbitro vino y paró la pelea”.

Hoy en día, Breazeale está clasificado cuarto por el CMB y se apresta a pelear el 22 de diciembre con el también exolímpico boricua Carlos Negrón, a quien Bisbal ayudó en sus entrenamientos.

Bisbal, entretanto, se encamina a pelear este viernes en la cartelera que la PR Best Boxing presentará en el coliseo Rubén Zayas Montañez de Trujillo Alto, cuando dispute el cetro Latino de la OMB con el brasileño Edson Roberto Dos Santos (30-3-2 y 24).

Será su primera pelea desde que derrotó a Frank Mola en Santo Domingo en junio de 2016, pero eso no quiere decir que se había retirado.

“Yo iba a pelear en 2017 cuando vino María y se canceló todo”, dijo el peleador de 38 años de edad, quien, hasta fines del cuatrienio pasado, fue empleado del Departamento de Recreación y Deportes estatal y del municipio de Salinas, trabajando en el gimnasio de ese municipio.

“Pero vino el cambio de gobierno y quedé fuera”, dijo.

Desde entonces, junto a su hermano y exboxeador Gerardo Bisbal, lleva tres años operando un taller de mecánica en Salinas.

“El es mecánico y yo sé un poco también”, explicó. “Nos viene de herencia, porque nuestro padre era mecánico y hemos estado en eso desde que éramos nenes”.

Pero, resuelto a darse una última oportunidad en el boxeo, Bisbal, quien ya pesaba más de 300 libras, comenzó a entrenar hace unos cinco meses y, pesando ya unas 250 libras, chocará con Dos Santos en la que considera la pelea decisiva de su carrera.

“Si pierdo, no tiro un golpe más”, dijo Bisbal, quien entrena en el Albergue Olímpico bajo las órdenes del entrenador del Albergue, Joe Santiago, y el veterano Orlando Rodríguez, el exentrenador nacional que precisamente entrenaba a Bisbal en el aficionismo.

“Tengo que agradecerle a la Best Boxing y a Paco Valcárcel (el presidente de la OMB) por esta oportunidad”, dijo.

“Si gano, entonces me van a ranquear entre los primeros 15 y voy a hacer dos o tres peleas más”.

“Quién quita que hasta surja entonces la oportunidad de pelear por un título mundial, que es lo que uno anda buscando toda la vida”.

Total
3
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*